Roma Eterna

Imagen de linton

Ucronía escrita por el prolífico autor Robert Silverberg sobre la premisa de qué hubiera pasado si el Imperio Romano nunca hubiera caído

¿Qué hubiera pasado si el Imperio Romano nunca hubiera caído de manos de los bárbaros? ¿Y si su dominio hubiera seguido siglos y siglos hasta nuestros días? Esta es la interesante ucronía que se nos relata en esta novela.

 

Lo cierto es que la era de esplendor del Imperio Romano y su posterior caída es una de las épocas más emocionantes y estudiadas. Robert Silverberg nos cuenta una posibilidad histórica alternativa, la de que el Imperio Romano nunca cayó, dividida en 10 relatos más otro que funciona como prólogo, y que abarcan desde el sigloV d.C. hasta nuestros días. En este comienzo del libro, dos historiadores romanos hablan sobre la posibilidad de escribir una historia sobre su época diferente a la que ha acontecido. “¿Qué hubiera pasado si…” es lo que se preguntan, la misma cuestión que el autor nos hace sobre la permanencia del dominio romano hasta hoy y que nos invita a desvelar adentrándonos en sus páginas. Que la novela empiece de esta forma es toda una declaración de intenciones y una paradoja con la que Silverberg juega con el lector.

 

A través de las historias que vamos leyendo, vemos la evolución del que es el verdadero personaje de la novela, y que no es otro que la propia Roma. Así, vemos cómo el Imperio crece, se cae, se levanta, evoluciona, cambia... .Porque los hombres que trabajan por y para el Imperio Romano, los que viven dentro de sus fronteras, los que sufren y los que disfrutan, son sólo granos de arena que alimentan al verdadero y eterno dominador del mundo. En este sentido, y al ser un libro en el que los siglos pasan vertiginosamente, queda remarcada la sensación de que no somos más que una burbuja en el océano, no sólo ya físicamente en el espacio, sino en el tiempo. Personajes que nos han acompañado unas páginas atrás y que lo han dado todo por el Imperio, no son sino un leve recuerdo (o quizá ni eso) para los habitantes de los siglos posteriores.

 

Los relatos son de lo más variado, los hay de aventuras, los hay sobre la política que maneja el Imperio, intrigas palaciegas, hay también tiempo para el pesimismo, para la nostalgia de tiempos mejores, se habla sobre el afán de conquista y poder, las guerras, el sometimiento de los pueblos, el choque de culturas, la religión, sobre la moralidad de ser el dominador, y en definitiva, se nos habla sobre la evolución del mundo y la mentalidad de sus ciudadanos. Un libro con abundancia de diálogos y en el que descubriremos más de una sorpresa que nos dejará perplejos. Aunque cada relato generalmente pertenece a una época diferente, y evidentemente los protagonistas cambian, en muchas ocasiones hallamos referencias en posteriores capítulos sobre qué fue de ellos, y se desvelan algunas incógnitas que quedaron pendientes, lo que es de agradecer porque a veces uno se queda un poco con las ganas de qué ocurrió finalmente con el paso del tiempo.

 

Todo el libro está escrito con un exquisito rigor histórico y nos encontramos una interesante mezcla de realidad y ficción. Silverberg hace constantes e interesantes referencias a emperadores y épocas reales que ya conocemos, pero a partir de ahí se inventa toda una serie de eventos, algunos sorprendentes, y crea descendencias, linajes, y en definitiva, sus propios personajes históricos que llevaron a la gloria al Imperio Romano. Y lo cierto es que esta genealogía está muy bien creada y funciona a la perfección porque se ha preocupado de dibujar muy bien cada emperador y época, a pesar de ser muchos, y sus dirigentes y la nueva Historia del mundo se llegan a hacer conocidos para nosotros, como si eso siempre hubiera sido así. Aunque en alguna ocasión puede ocurrir que nos liemos un poco con los nombres de los personajes por la abundancia de éstos y sobretodo por el parecido de los nombres romanos.

Como digo, el libro está muy bien documentado, pero se echa en falta un retrato más amplio de la evolución de la sociedad en cada época. Se supone que si partimos de algo que nunca ocurrió, todo es desconocido para nosotros y no debemos suponer nada. Los adelantos de cada época, la forma de vida del pueblo, los descubrimientos y todos estos aspectos se nos dan con pinceladas y hace que uno en ocasiones se imagine a los romanos del siglo XVIII por ejemplo, igual a los que hemos visto en las películas o en los libros de Historia, cuando no es así realmente.

 

A pesar de ello, es un espectacular y emocionante viaje por todo el mundo en el que nos embarcamos al leer esta novela. Y quizá, quién sabe, todo podía haber sucedido de esta forma.

 

Autor

 

Robert Silverberg (EEUU, 1935) fue un lector voraz de historias de ciencia-ficción y fantasía desde la infancia. Fue también un prolífico autor de relatos ya en su adolescencia. Con 19 años creó su propio fanzine, llamado “Space ship” y en 1955 publicó su primera novela, Revolt on Alpha C. Al año siguiente y con tan sólo 21 años, Silverberg ganó su primer premio Hugo al mejor autor novel.

 

En 1956 se graduó en Literatura Inglesa y Literatura Comparada en la Universidad de Columbia, y en esos años escribe multitud de cuentos. Posteriormente coincide con dos jóvenes talentos del género, Randall Garrett y Harlan Ellison que lo introducen a varios editores. Silverberg se vuelve cada vez más prolífico e utiliza varios seudónimos. Amplía su abanico a novelas de no ficción histórica e incluso eróticas.

 

Es autor de más de 75 novelas, entre las quie destacan: Tiempo de cambios y El libro de los cráneos. Junto a John Brunner, Philip K. Dick y Ursula K. Leguin es uno de los autores de género que más contribuyó a prestigiar la ciencia-ficción dentro de la literatura universal.

 

Sinopsis

 

Mediante la fuerza bruta, el terror y el impulso de una voluntad indomable, los ejércitos romanos han sometido a todo el mundo. Desde el nacimiento de la República hasta nuestros días, incontables enemigos han tratado de enfrentarse al Imperio, pero lo único que han conseguido es morder el polvo bajo las botas implacables y despiadadas de Roma.

 

Edición

 

Editorial Minotauro

Rústica con solapas

398 páginas

 

Conclusión

 

Los lectores a los que les apasione o simplemente se hayan interesado en alguna ocasión por la época del Imperio Romano, van a hacer las delicias con esta espectacular novela. Se trata de un emocionante libro de ciencia-ficción, con una intachable calidad, realzada por su innegable trabajo de documentación y por la dificultad que supone su escritura. Es un tema arriesgado pero que funciona a las mil maravillas, aunque algunas partes, por su temática, pueden resultar algo pesadas y lentas y quizá le puedan sobrar algunas páginas. Pero en la mayoría de las ocasiones se trata de una novela ágil, con abundancia de diálogos, bastante acción, intriga y con una gran capacidad de sorpresa.

 

Por cierto, sería recomendable no leer el último párrafo de la sinopsis de la contraportada del libro, pues desvela la esencia del último relato. No es como para estropear el libro, pero después de leerlo, uno ya conoce cierta parte.

 

 

Lo mejor: Su argumento tan interesante y la capacidad de sorprender que tiene al encontrarnos el mundo que conocemos de diferente manera

Lo peor: Algunos relatos sufren ciertos baches por la lentitud. Se puede hacer un poco largo

Nota: 80

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 21190

Tuve la oportunidad de hacerme con él a muy buen precio pero recelé. Me pareció demasiado fantasioso a primera vista pero después de leerte me arrepiento... Las ucronías son un subgénero que últimamente me interesa muchísimo. A ver si puedo leerlo y darte la razón.

 OcioZero · Condiciones de uso