Aprender idiomas es inútil

Imagen de Jecholls

Me indigna la estrechez de miras. Justamente todo lo contrario a lo que predica Jodorowsky en su magnífico «Curso acelerado de creatividad», capaz de entender que una persona no está realmente abierta y, por tanto, es sabia, en el momento que no sabe convertirse en cualquier otra persona o cosa, que no sabe empatizarla y, finalmente, aunque no sea esa persona o cosa, no comprende ese otro punto de vista.  

Vengo de leer algo1 que relaciono triste y ciertamente con un pensar muy actual: las Humanidades no sirven para nada porque son «cosas inútiles». Bien, esas cosas son inútiles porque no son prácticas, como opina este señor el cual viene a decirnos que «aprender idiomas es una pérdida de tiempo. Hay cosas mucho más útiles y convenientes para aprender. Y el que opine lo contrario que me lo diga y me lo razone». Lejos estoy de querer convencer a nadie, y mucho menos al individuo que acabo de mencionar; mis argumentos, pues, no nacen de su petición sino de mi indignación continua, no sólo propiciada por éste, sino por un conjunto de gente que a lo largo de mi vida me he encontrado.

 

Sí quería mostrar fugazmente mi tristeza al descubrir este tipo de pensamientos que, en la realidad, son más comunes de lo que imaginamos. Estudio Filología hispánica porque amo mi lengua, su literatura, y el arte así en abstracto, por lo general. Me siento tremendamente dichoso al estudiar un organismo que a la vez adoro. No sólo aprendo, sino que además me siento cómodo, me enriquezco, y me noto crecer; para mí esta es una de las mayores cosas a las que puede aspirar un ser humano, este juego de doble realización en el que uno cumple su rol en sociedad pero al mismo tiempo lo está disfrutando, cosa que difícilmente descubro en muchos de mis conocidos, y les compadezco. Pues aún así, no falta semana de cada año en la que descubra una nueva persona que, sin pensar, como un automatismo inconsciente, me diga «Anda, chico, pero si eso no sirve para nada, ¿no?», o que directamente pase a preguntarte la típica: «¿Eso tiene salidas?». Como si el conocimiento no sirviera para nada, vaya, o que estudiar sólo debería ser un trampolín para sacar aprobados, tener un papel que te acredite como algo, y poder trabajar para ganar dinero. ¡Muerte al conocimiento! Y vean que de aquí proviene el enorme problema actual del fracaso educativo: primar la importancia en el aprobado antes que en el aprendizaje.

 

La mentalidad de este sujeto del que hablaba al principio es puramente elemental y, aunque me cueste decirlo, contemporánea: lo que no es práctico no sirve y por tanto es inútil: debemos desecharlo. Vivimos en una sociedad que ha sido invadida por lo tecnológico, lo científico ante lo artístico. Yo no creo en esa división, al igual que no creo en ningún tipo de divisiones. Concibo que una persona es más infinita en cuanto a más caminos está abierta, a más modos de pensar, a una pluralidad de conocimientos. Lo que el ya mentado piensa se mueve en una esfera básicamente diminuta: la social, que para mí no es más que una pequeñísima parte del universo. Él llega a decir en su «concienzuda» reflexión relámpago que todos deberíamos hablar el inglés como lengua extranjera, haciendo hincapié en que deberían dejar de estudiarse todas las otras (el chino, el ruso, el alemán, el francés…) porque son «menos económicas» y no tienen tanto peso. Lo deja caer como cualquier cosa, ¿saben? Si puede afirmar con tanta impunidad que «aprender idiomas es una pérdida de tiempo», a mí me gustaría recordarle a ese señor que también habrá sido una enorme pérdida de tiempo seguramente todas esas horas que ha perdido en su vida mirándose al espejo, engominándose el cabello o afeitándose, cambiándose la corbata, eligiendo qué ropa usar un día en el que nadie le miró, o todos aquellos ratos en los que leyó libros que ya no recuerda, las veces que se puso a pasear por la calle o salió a hacer el gandul mientras tomaba unas cervezas, como infinitas cosas más. Si medimos desde su superficialidad las cosas, podríamos bien decir que todo lo que hacemos es una pérdida de tiempo, pues llegará el momento en que nos muramos.

 

Aprender idiomas, como tantas otras cosas, es enriquecimiento personal e intelectual, abrirse las puertas a culturas completamente distintas a las que uno posee, tener por tanto más herramientas y facilidades para abrirse al universo, a lo que nos rodea, incluso puede considerarse como un simple entretenimiento. ¿Acaso leer, como es un entretenimiento pero no es utilitario, debe verse como algo malo e incluso estéril? Y que me parta un rayo si tampoco pueden llegar a ser las Humanidades, o en este caso el aprendizaje de idiomas, algo práctico para la sociedad. Cantidad de trabajos se apoyan en esto, desde las agencias de viajes o turismo, pasando por los investigadores, a los propios traductores de literatura. Bajo ese pequeño prisma práctico–social que usa esta persona, claro que podríamos decir que estudiar lenguas es inútil (si ya puede manejarse con la que ha aprendido como materna), y la poesía entonces es la más inútil de las cosas, aunque pueda hacerle enamorar o viajar a un lugar que le dio la fuerza otra vez para vivir. La poesía, según este señor, sólo sería útil si sirve para echar un polvo o ligarse a su jefa, por ejemplo. O lo que sería útil es aprender a usar una sierra eléctrica, porque con ésta puede construirse una mesa; o ser científico, porque podrá traer la cura a terribles enfermedades (aunque estas personas vayan a acabar muriéndose igualmente). Es decir que cuando esta persona afirma tonterías de tal envergadura, lo único en lo que está pensando es en el peso de su responsabilidad social como ciudadano: todo lo que me pueda dar un trabajo, todo lo que me pueda hacer ser más útil a la sociedad y a mi supervivencia en esta era capitalista–democrática, será útil y por tanto maravilloso; lo demás es una pérdida de tiempo. Y observamos cómo «pérdida de tiempo» es algo puramente horrible, un grado atroz al que no debe llegarse. Porque somos muy dignos y utilitarios.

 

Se sigue exponiendo: «ya que los que estudiamos latín constantemente nos quejábamos de empollar una lengua muerta, ¿por qué no primamos el inglés como única lengua útil extranjera?». El otro gran error viene además de la idea terrible y absurda de que sólo debe estudiarse el inglés porque es «el idioma universal» (sí, eso llega a afirmar). ¿Y si yo quiero llegar a poder comunicarme con una chica belga en su idioma materno, porque estoy enamorado de ella? ¿O es ella la que ha venido a mi país y ha aprendido español, estudiando una carrera para ello, y actualmente es mi chica? ¡Ande, mire qué útil es aprender lenguas! Uno se acaba preguntando en qué extraño baremo mide la utilidad/inutilidad de las cosas. Según su limitado punto de vista, uno debe conformarse con su idioma materno y luego aprender inglés para comunicarse medianamente en cualquier «país civilizado», porque se supone que en éstos se debe dominar el inglés y es un idioma súper «ergonómico». Sí, definitivamente creo que ni siquiera sabía qué palabras estaba usando (y dejamos a un lado la ortografía, ya que nos dolería), porque llegó a decir esto, en resumen: «Pensadlo bien. Hoy día, en cualquier país mínimamente civilizado, se emplea el inglés para el trato con el extranjero. Es fácil de aprender, rápido de hablar, muy dinámico y ergonómico… ¡por algo es el idioma universal!». Y lo pienso bien, de verdad, a pesar de que, supongo, quisiera decir «económico» y no lo otro. Me parece que, valga la ironía, el que escribió eso tendría que estudiar más idiomas para comprender que muchas otras lenguas también son económicas, sólo que cada una funciona con economías en niveles distintos. Por ejemplo, la nuestra es mucho más económica fonéticamente hablando, poseemos cinco sonidos vocálicos cuando ellos tienen más del doble, como el francés. Cada lengua tiene sus propias ventajas e inconvenientes, ninguna de estas es por tanto desechable o «más fácil» que otra. Que afirme esto un sujeto que dice que estudiar lenguas es una pérdida de tiempo nos demuestra su fatal y completa ignorancia en cuanto a aquéllas, lo cual corrobora el hecho de que está criticando algo que desde el principio deja claro que no le interesa. Vaya, como que un tonto se autodenominara tonto. Algo así.

 

¿Qué quieren decir realmente estas personas cuando hablan de «pérdida»? En serio, llevo tiempo intentando desentrañar este misterio y he llegado a la conclusión de que ni siquiera ellos mismos se dan cuenta de que, si tomamos al pie de la letra lo que dicen, resultaría paradójico descubrir que cuando ellos escriben un artículo para enarbolar semejantes teorías están también perdiendo el tiempo. Me parece que la expresión «perder el tiempo» está infravalorada, que posee un valor puramente peyorativo cuando no tendría que ser así. «Perdemos el tiempo» constantemente porque estamos hechos para eso, fundamentalmente. La utilidad no es un rasgo que nos haga mejores personas o acaso individuos más dichosos, es una herramienta para convivir en esta sociedad que hemos creado, pero no es la única, que el Universo nos asista. En el fondo creo que a estas mentes cuadriculadas les falta imaginación, y también les compadezco. Si aprender idiomas es una pérdida de tiempo, me parece una inutilidad bastante hermosa como para obviarla.

 

Durante la mayor parte del tiempo no tenemos idea de lo que puede ser la imaginación, no concebimos siquiera la amplitud de sus registros. Porque, aparte de la imaginación intelectual, existe la imaginación sentimental, la imaginación sexual, la imaginación corporal, la imaginación económica, la imaginación mística, la imaginación científica… La imaginación actúa en todos los terrenos, incluidos los que consideramos «racionales». En todas partes tiene su lugar. Importa, pues, desarrollarla para abordar la realidad, no a partir de una perspectiva única, sino desde múltiples ángulos. Normalmente, visualizamos todo según el estrecho paradigma de nuestras creencias y condicionamientos. De la realidad, misteriosa, tan vasta e imprevisible no percibimos más que lo que se filtra a través de nuestro minúsculo punto de vista. La imaginación activa es la clave de una visión amplia, permite enfocar la vida desde puntos de vista que no son los nuestros, pensar y sentir a partir de diferentes ángulos. Ésa es la verdadera libertad: ser capaz de salir de uno mismo, atravesar los límites de nuestro pequeño mundo individual para abrirse al universo (JODOROWSKY, Alejandro: Psicomagia, pp. 198-99).

 

Que aprender idiomas es inútil o una pérdida de tiempo es algo similar, por no decir la misma cosa, a afirmar que conocer otras culturas o pueblos, otros modos de existir y de ver el mundo, otra historia, es una pérdida de tiempo. Si nos referimos, como hace ese señor, a que tener más idiomas en el currículo no nos hace más útiles a la sociedad, pues también está soltando una disparatada tontería, puesto que todos conocemos más de una persona que trabaja o trata en estos sectores, sea en el vuelo de un avión de Ryanair, en el departamento de Alumnos Extranjeros de cualquier universidad, o como profesor de tal o cual idioma en cualquier academia. Vaya, que no sólo está equivocado decir eso en el nivel que nos ocupaba y que él mismo trató, el social, sino que su concepto de «pérdida de tiempo» es entonces asimilable, y digo esto sin ningún ánimo de ofender, a su vida entera. Yo cambiaría por supuesto el concepto. Ya no me gusta hablar de pérdida de tiempo, ni siquiera para cuando estoy durmiendo o sonándome los mocos, porque considero que cada momento, único e irrepetible, forma parte de ese organismo que es mi vida la cual algún día, espero que lejano, expirará, pero habrá sido auténtico y real, cada uno de ellos, me haya servido para montar una mesa o no, conseguir un trabajo o no, ser más apto en una empresa o no: habrá sido una constante de mi vida que me habrá llevado a ser quien era y a estar cuando y donde estuve.

 

«Una lengua muere cada dos semanas», se afirma La Vanguardia en un artículo2. «Las lenguas están más en peligro que las especies de peces, pájaros o plantas», dice David Harrison, un investigador. Y es cierto, es algo normal; la multitud de lenguas habladas en tribus perdidas con fecha de caducidad, las otras tantas indígenas que comienzan a perderse en América por el predominio del inglés o la invasión de aquellos pueblos, todo esto, ha ido haciendo y seguirá haciendo que muchas lenguas evolucionen y que otras mueran. Ya sea porque los pobladores que hablan esa lengua lleguen a su fin sin dejar sucesores, como es el caso del cornuallés, entre muchos ejemplos, cuyo último hablante, Dolly Pentrearth, murió en 1777, o porque sus hablantes decidan tomar como materna otra de más prestigio social–económico, o sea, que se adapten a una nueva dejando en defunción la anterior, probablemente hablada por unas pocas decenas de personas en el mundo. Lo cierto es que todos los seres racionales han intentando desde que existen comunicarse por medio de muy distintos lenguajes, pero siempre comunicarse, y la muerte de lenguas es algo tan natural como el crecimiento de otras en las que un número dantesco de habitantes de la tierra las hablan. Las lenguas son mutantes, como mutantes somos nosotros. Éstas van danzando por el mundo hasta que les llega su momento de partir, o de convertirse: la muerte no es una desaparición, normalmente es una transformación. Por tanto, nadie puede asegurar que el inglés vaya a gobernar siempre el estandarte de «idioma más usado», ya que esto está condicionado también por muchos factores político-sociales que no vienen al caso. Todo cambia, la lengua es el instrumento más importante para el ser humano, en tanto que éste, todo lo que realiza, es en base a la comunicación. Cuando este señor nos insta que aceptemos únicamente al inglés como lengua extranjera útil, está hablando desde su perspectiva de español. ¿Qué pensarán los ingleses o americanos, pues? Ellos no necesitarán hablar ninguna otra lengua, por tanto serán los reyes del mundo y todos deberán adaptarse a ellos, ¿no? Un pensamiento algo disparatado en base a que, como comentamos, cada lengua trae una cultura detrás, no es sólo un lenguaje de signos más o menos útil para cuando viajes al extranjero. Los idiomas no sólo son códigos utilitarios.

 

Daniel (el Sucio) es un concursante de Gran hermano al que estimé por algunas de sus ideas, que a veces me parecieron sensatas e inteligentes, pero es el mismo que ha afirmado todo lo que hemos ido exponiendo y desgranando en este texto, y sigue intentando argumentar razones como las que siguen:

 

Me refiero a que, ¿de qué sirve saber idiomas para la mayoría de personas? Si yo no trabajo como traductor, en mi país no hay censura y se traducen los libros y en mi puesto de trabajo no hago un uso explícito de un idioma extranjero, ¿para qué necesito saber alemán? ¿Para poder subirme el ego cuando me vaya de uvas a peras de viaje y salga a cenar?

 

En realidad pienso que tras todo lo ya expuesto no haría falta mentar nada más para invalidar este párrafo tan locuazmente inteligente, pero me sabe mal cerrar lo que quiera el Universo que esto sea sin decir algo más al respecto, a riesgo de repetirme, pues la idea central creo que es clara. Según este señor estudiar alemán sólo me serviría para subirme el ego al viajar y poder demostrar mi nivel. Me gustaría saber si los alemanes son conscientes de lo magnífica que es su lengua para el ego. O sea, que aprender otro idioma le puede servir para vivir en otro país o disfrutar de una cena con otra gente de otra cultura, en otro lugar…, pero como nada de eso le otorgaría en principio dinero, pues no es útil, ¿de qué le sirve? No pierda el tiempo. No pierda el tiempo en vivir. Aproveche cada segundo de su vida para hacer cosas realmente prácticas, como contabilizar las horas que pasa en el váter y luego montar una empresa con gente útil que pueda contabilizar las mismas cagadas de todos sus allegados, familiares, y en definitiva, gente afín, para que sientan que todas sus idas y venidas del baño no fueron en vano. Que dieron quizá un pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad. Que la mierda sirva para levantar monumentos y enseñar al mundo el fabuloso legado de sus culos utilitarios. Deje de ver cine, de leer (¡No leáis, hiere!), de estudiar, de crecer, de sentirse estúpido ante la última de los Coen o al pensar junto a Wittgenstein, deje de poseer en su estantería a Cernuda o Baudelaire con tanto celo, no permita nunca que un folio sea manchado con poesía, no sea tan descaradamente imbécil como para pensar que lo inútil le puede servir para algo en esta vida. No viaje, no descubra el mundo y su eterna riqueza, no contemple el quehacer de otras millones de personas, a menos que hablen inglés o la lengua del pueblo en el que le tocó nacer, ay, azar maravilloso. Y, por supuesto, nunca aprenda alemán a menos que quiera sacar de paseo su ego.

 

Recuerde el sabio consejo: no estamos aquí para perder el tiempo.

 

 

 

Notas:

1. http://drl1982.blogspot.com/2010/02/reflexion-relampago-del-dia-aprender.html

2. http://www.lavanguardia.es/premium/publica/publica?COMPID=53396419841&ID_PAGINA=22088&ID_FORMATO=9&turbourl=false

 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Entiendo tu perpleja irritación y la comparto. Creo que opiniones como ésta vienen de la fiebre utilitarista que devora nuestra sociedad. Lo paradójico es que, aunque se ciñera sólo al plano profesional, me temo que mi experiencia desmiente todo lo dicho: incluso trabajando de auxiliar de servicios, el hablar italiano me fue tan útil que, con un par de frases, me gané que me llamaran de nuevo para futuros trabajos (y era una feria agrícola).

Para mí, en cualquier caso, la cosa está clara: es impagable poder disfrutar de otros idiomas. Cuantos más aprendo, más quiero aprender.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Mauro Alexis
Mauro Alexis
Desconectado
Poblador desde: 14/02/2009
Puntos: 2085

      No leí el artículo, pero comprendo el mensaje. El tipo en cuestión es un verdadero estúpido. Decir que aprender idiomas no sirve o es «inútil», es lo mismo que decir que la lingüística es una ciencia vana. Nada más distante a la realidad que eso. Tal vez para una persona que no hace nada de su vida y no le interesa hacerlo no le sirva aprender ua lengua desconocida, ni ninguna otra materia o disciplina, porque simplemente no sabe ni le interesa hacer nada.

      Muchos usos puede tener el aprender un idioma extranjero para, por ejemplo, hispanohablantes que quieran trabajar en un rubro en que deban toparse con extranjeros a menudo. O para una persona que por alguna razón debe viajar lejos, a otro país. Vamos, que las situaciones hipotéticas son infinitas.

      Saludos, Dathz, hacía mucho que no te veía por aquí. Ah, en el taller de poesía, Ghaz ha ganado el último reto y ahora ha propuesto hiciéramos sonetos para la ocasión. Espero verte por ahí.

"Habla de tu aldea y serás universal."

 

Imagen de Félix Royo
Félix Royo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11174

Leído. No puedo estar más de acuerdo con lo que has expuesto.

El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación ¦

Imagen de nieves
nieves
Desconectado
Poblador desde: 29/01/2009
Puntos: 18

Me daba pereza leer el pedazo de artículo por falta de tiempo, al final me ha ido enganchando y oh sorpresa!! las opiniones que analizas vienen de un tal no se quién de Gran Hermano!!, con todos mis respetos por las muy diferentes formas de pensar de cada uno, cómo te sorprende?. En fin, estoy contigo en que es tan enriquecedor conocer culturas diferentes, a las que se llega mucho mejor a través de las diferentes lenguas, que comparto totalmente la idea de que conocer idiomas cuantos más mejor, por desgracia no es mi caso, ya que en nuestro sistema educativo nunca se creyeron del todo que estudiarlos fuera tan esencial para el desarrollo del ser humano. Por suerte muchos pensamos como tú, que somos algo más que seres "útiles" y que la vida es algo más que buscar salidas profesionales que te permitan ganar la vida. Además de trabajar, vivir es algo muy grande que pasa por conocer otros mundos, con otras costumbres, etc. etc.

Me quedo con tu cita de JODOROWSKY, de que la verdadera libertad es ser capaz de salir de uno mismo, atravesar los límites de nuestro pequeño mundo individual para abrirse al universo.

Imagen de Jecholls
Jecholls
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2345

No sabes la ilusión que me hace ver que tu pereza fue destruida al comenzar a leerme, Nieves.

Y los dos compartimos ese amor por la cita de Jodorowsky, por supuesto. Deberías leerle, si te ha interesado. Es uno de los hombres con los que más he aprendido a lo largo de este último año. Tengo un amigo que me está diciendo que quiere colgar esta cita de la imaginación activa en las farolas, todas, de Barcelona. Tal vez acabemos construyendo un mundo mejor.

A Félix, Patapalo, y Mauro, miles de gracias. Defender la cultura debería ser siempre algo que nos concierne a todos, pienso, y en este caso es así. Me alegra ver tantas caras conocidas.

PD: Mauro, estoy metido en bastantes merengues últimamente, por lo que no sé si podré participar en el próximo reto del foro. Pero ya lo veremos, ¿vale? Si no, confío en tu buen hacer.

: )

www.obliviamare.es

Imagen de Brasero
Brasero
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7053

Bueno he dejado el comentario en literatura

Ps: foro de idiomas ya xD

Imagen de danielsucio
danielsucio
Desconectado
Poblador desde: 19/02/2010
Puntos: 2

 En primer lugar, gracias por contribuir con tu perspectiva en mi blog. Me ha resultado muy divertido e interesante cuanto menos.

 

De lo que no me cabe la menor duda es del amor de madre que sientes hacia la pasión que has logrado convertir en profesión: la lengua. Si hasta vives de ello es del todo meritorio.

Yo también siento un profundo interés por su estudio y, quizás por el lugar en el que me tocó nacer, le otorgo una relevancia que, por decirlo de alguna manera, va más allá de perspicacias políticas, ciencias de humanidades o sentidos prácticos. Soy además un discreto poeta que se permite alternar toscamente con los versos cuando el ánimo a ello convida -aunque haya dado poco lugar a la sospecha por mi parte al respecto-.

 

Tengo una forma de pensar y, sobretodo, de hablar que a veces parece dictaminar más que opinar y afirmar más que cotejar. Por algunas alusiones que haces en el texto creo que, aclarado lo de mi tono, has malinterpretado algunas de mis sentencias que me gustaría esclarecer a continuación por alusiones a esa musa et al que, con honroso gusto, al uso serví en tu reflexión.

 

Entiendo -porque soy de este planeta- que no pasamos el cien por cien del tiempo realizando algo práctico (véase productivo) para nuestro haber. No me cabe la menor duda. Al ser un imposible -y de esto toma nota- me parecería un absurdo tomar lo contrario por un ideal. Por otra parte, no niego en absoluto que dichos ratos de ocio (veámoslo así) no sean naturales e incluso necesarios aunque -y esto es una opinión personal- por mi parte, espero que sean los menos.

Yo no niego que pueda haber cosas (y deban haberlas) que sin ser lucrativas o laboralmente fructíferas puedan realizar a la persona en lo espiritual o lo personal. En mi vida, como cualquier ser humano, he hecho y hago cosas con las que no sólo dejo de ganar dinero sino que además lo pierdo. No obstante también soy consciente que del aire no se vive y, por mero instinto de supervivencia, intento gastar el máximo de mi tiempo en cosas que sean fructíferas para mi porvenir en un porcentaje de éxito acorde con la sociedad en la que vivo.

 

¿Es eso una pena? Quizás, pero esto funciona así.

 

No estoy tampoco de acuerdo en la vigente ley educativa. No estoy tampoco de acuerdo en rechazar frontalmente las humanidades (por si lo creíste). Por supuesto tampoco a favor de los neosofistas que se valen de la retórica para ocultar su vacuidad.

 

Sinceramente, y sin ánimo de alargarme demasiado, hace ya algunos años que cesé de enfocar la apertura de mi mentalidad como un fin en sí mismo. Ese es el problema de muchos románticos humanistas, siempre empeñados en enfocar un mundo de imposibles en el que ni el dinero ni la vanidad humana parecen tener peso alguno en la sociedad. Escriben libros, dan conferencias y -aunque pueda parecer contradictorio- hasta ganan dinero hablando de ello, fíjate tú por dónde.

Tampoco creo en fantochadas como el Fórum de les Cultures que se marcó el Sr. Clos hace unos años sirvan para nada. Para mi aprender recetas de cocina, leer párrafos sueltos de un autor autóctono o escuchar canciones populares no son más que un demagogo viaje turístico por una cultura ajena. ¿Eso nos hace más ricos -en lo intelectual, claro-? Sin duda pero, ¿qué hay después? ¿Por qué no se nos enseña a ir más allá? ¿A sacar provecho práctico de una mera propaganda folclórica? Y con esto pretendo complementar tu crítica al sistema educativo y cultural con este ejemplo al azar aunque no pretendo extenderme más al respecto por ahora.

 

Lamento si la expresión “pérdida de tiempo” te ha resultado todo lo dolorosa y peyorativa que denota el rencor que arrojas contra mis reflexiones a modo de apreciaciones personales. No dudo tampoco que ese tal JODOROWSKY no dé para cien apasionantes textos más como el suyo y el doble de pajas mentales. No obstante (y haciendo alusión a uno de sus comentaristas) no pienso emplear mi tiempo en aprender un idioma por si acaso pudiera llegar a ser la lengua del amor belga de mi vida o tener un golpe de suerte (ayyy! Ese azar!! siempre tan menospreciado!) en una feria agrónoma por chapurrear (sí, sí, he dicho chapurrear) italiano. Me pregunto dónde están el resto de sus compañeros de esa academia de idiomas y el favor que le deben al mencionado idioma latino... ¿quizás para acabar regocijados en su karma meditando en el Tíbet en su realización personal?

 

Está muy bien eso de que cada momento es único e irrepetible. Espero que ese gozo de ver la danza de las llamas que nunca se repite en ese fuego recién prendido se trate también de una realización personal y no de un problema lumínico porque alguien se haya quedado sin poder pagar la luz. A ver dónde nos lleva a ser como somos y, sobretodo, ver en qué estado y condiciones. Por mi parte, no me puedo quejar aunque intuyo que todos diríamos lo mismo.

Sería maravilloso vivir 500 años -de no existir el cáncer y los ataques de miocardio, la esperanza de vida sería de 104 años- y poder empaparnos de todo lo que nos rodea, pero es un absurdo. Seamos prácticos y realistas.

 

¿Quién pues tiene la última palabra? La realización personal de cada uno. Y que cada cual con pan se lo coma y acarreé con sus selecciones y consecuencias. Para uno pesará más lo moral, etico, cultural y para otros lo económico, lucrativo o funcional.

 

Me gustó emplear (que no gastar) este rato de mi tiempo. Fíjense que lucrativo no ha sido, útil quizás tampoco y, sin embargo, como humano que soy, con gusto lo argullo.

 

Un cordial saludo.

Imagen de Brasero
Brasero
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7053

Bueno, leído tu mensaje y dejando de lado tus opiniones personales sobre otros asuntos que entiendo hayas querido responder, me gustaría retomar el tema ya desde la mera utilidad.

Vamos con el caso del chino que mencionaste en tu blog. Quizás esto te sepa a poco pero de la gente que conozco que estudia chino (que en mi ciudad es poca pero la conozco) 100% de ellos con conocimientos de chino y español como lengua materna tienen trabajo asegurado en empresas en China, un ejemplo claro de la demanda ya en España de personas que hablan chino ya dejando de lado el hecho de que es un mercado que se ha abierto en los últimos años con una población que representa 1/6 de la población mundial con mucho que ofrecer (y lo digo haciéndome cargo de la situación lingüística) es por ejemplo lo que se puede ver en mi ciudad. Se iba a abrir chino en la escuela oficial y la plaza quedo vacante porque NADIE se presento a las oposiciones, o por ejemplo las asignaturas de chino hace un tiempo las estuvo impartiendo (no se como está ahora) una licenciada en economía que tenía un buen nivel de chino a falta de una persona especializada.

No en vano en algunas universidades europeas se han empezado a ofrecer ciertos idiomas bastante útiles en los negocios (entre los que está el chino) junto a los estudios de empresariales a modo de especializaciones, cosa que teniendo en cuenta lo saturado que esta de licenciados en esta especialidad ofrecería a la gente una ventaja sobre los demás. Y esto hablando de gente de casi cualquier especialidad, yo en Alemania sin ir mas lejos conocí un químico español con un puesto de puta madre que pudo conseguir gracias a que manejaba el idioma.

El inglés es algo que se da por supuesto ahora mismo, limitarte a inglés es como digo limitarte porque es algo que se supone que todo el mundo más o menos maneja, combinarlo ya con algun otro idioma ofrece oportunidades laborales interesantes dependiendo claro esta de los idiomas, no te voy a negar que ciertos idiomas en ese aspecto puramente utilista tienen mucho menos que ofrecer que otros, pero te he mencionado el caso del chino por ser el ejemplo que pusiste en el blog, y dicho esto ya me ahorro mencionar la salida de los especializados en lenguas.

PS: no se que tres idiomas manejas que dices en tu blog pero entiendo que tu postura sobre la utilidad debe estar también afectada por tu propia experiencia al buscar trabajo

Imagen de Jecholls
Jecholls
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2345

Te respondí en tu blog, Dani, me pareció más justo.

www.obliviamare.es

Imagen de Andronicus
Andronicus
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2009
Puntos: 1472

Cada idioma es una forma de entender el mundo, y universo de matices, colores y aspectos... cuantos más idiomas sepamos, mejor. ¿Qué no daría yo por poder leer a Aristóteles o a Juliano en su griego original, o apreciar el ritmo y tono de la poesía de Horacio, la fuerza de los discursos de Cicerón, en el áspero latín clásico...?

Estudio Historia, así que de "perder el tiempo" sé un rato. Entré en la carrera por pura atracción. Me interesaban las batallitas del pasado y me metí allí. Sin embargo, la cultura que se adquiere, la capacidad de abstarse para ver el mundo desde distintos enfoques, la habilidad para ver y aceptar otros puntos de vista... nada de esto tiene precio. Y no es que sea sólo patrimonio de las Humanidades. A mí me atrae la economía, pero no deseo dedicarme a ello profesionalmente. Quiero aprender economía para saber cómo funciona uno de los motores de la Historia, conocer sus recovecos y sus corrientes. Del mismo modo que querría aprender física o geología para entender la realidad que me rodea.

Esto son las auténticas Humanidades. Enriquecen, ensalzan el entendimiento, nos vuelven más sabios. Incluso a los que empezamos siendo un poco tontos.

En fin, ¿qué diré que no se haya dicho ya? Buen artículo.

Andronicus dixit

Imagen de Jecholls
Jecholls
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2345

Merci à vous tous.

Ah, perdonen que haga muestra de mi inutilidad... Gracias a todos. Andro y Brasero...

www.obliviamare.es

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

daniel sucio dijo: en una feria agrónoma por chapurrear (sí, sí, he dicho chapurrear) italiano.

No, si por decir, puedes decir lo que quieras. Yo el italiano lo hablo con bastante corrección. De hecho, parte de mis estudios de ingeniero químico (superior) los cursé en Italia. Y me reafirmo: a pesar de haber cursado esta carrera, especializándome en cosas tan utilitarias como seguridad industrial o diseño de equipos, siempre me ha resultado de mayor utilidad (profesional y personal) saber idiomas. Y he vivido en unos cuantos países (y cuando hablo de idiomas que me han resultado útiles, no me refiero únicamente a los que se hablan en el respectivo país, que la feria agrícola fue en Zaragoza ;-)

Esto, como digo, sin entrar en lo absurdo que me resulta el utilitarismo.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Mauro Alexis
Mauro Alexis
Desconectado
Poblador desde: 14/02/2009
Puntos: 2085

      Hablando de idiomas, Brasero, tal vez puedas tú tirarme una soga. Como en su momento te confesé estaba tratando de aprender hebreo antiguo por mi cuenta. No me resultó muy difícil comprender los fonemas, ya que tenía una pequeña guía con los sonidos del idioma (aunque nunca me quedó clara la pronunciación de Aleph). En fin quería solicitarte, ya que tal vez tengas en tu poder alguna guía básica, que explique mejor el asunto de la pronunciación, las formas verbales, los pronombres, en fin, lo básico. Por suerte me conseguí un diccionario hebreo-español (que fue lo único que pude conseguir).

      Bueno, si puedes ayudarme, agradecidísimo. Saludos a todos.

      Ah, y perdón por usar tu post, Darthz. 

"Habla de tu aldea y serás universal."

 

Imagen de danielsucio
danielsucio
Desconectado
Poblador desde: 19/02/2010
Puntos: 2

 Ante todo quiero decirte que no me he sentido dolido por tu visceral y- entiendo- puntual acritud. Todo lo contrario.

Muchas gracias por tus palabras. Me gustaron y espero poder contar con más de vez en cuando.

Me leerás por aquí de vez en cuando ;)

Imagen de Brasero
Brasero
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 7053

El alef en hebreo moderno no se pronuncia, antes seguramente tendría una pronunciación pero bueno pasa como con las guturales, el idioma moderno como sabes practicamente lo han resucitado asi que podría decirse que ha evolucionado perdiendo algunas de esas realizaciones fonéticas. Asi que bueno que yo sepa no se pronuncia.

Sobre lo que dices en pdf no tengo nada, todas las gramáticas las tengo en papel, de todas formas puedes buscar por internet hay alguna en inglés gratis, hace poco circulaba una tesis en español que era también como un compendio gramatical pero que creo que ya no se puede descargar, bueno en google libros mismo creo que se puede descargar algun pdf de alguna gramática más antigua de todas formas si puedes una que esta bien es: a practical grammar for classical hebrew, aunque si no la encuentras por internet y te la vas a comprar ya puestos mejor una en español. 

Si te interesa comprar pues en paginas tipo amazon hay a patadas sobre hebreo aunque algunos también hay que decirlo no sirven de mucho

Imagen de Ayrim
Ayrim
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2292

 Ya no sé ni cuantas veces me han dicho que por estudiar una filología, he perdido el tiempo. Soy Filóloga Inglesa y Diplomada en Turismo. La segunda carrera fue en una elección más pragmática sí, relacionado con todo esto que aquí se debate. Las puñeteras "salidas", que ja, menuda sonrisa la mía, porque a día de hoy, hasta los que son físicos, andan en paro, pero ese ya es otro tema.

Lo que quiero decir es que disfruté muchísimo estudiando literatura, fonética, con asignaturas de lingüística y lengua española. Me apena siempre el hecho de que se valore mucho más que es una mitocondria ( y no estoy quitando mérito a eso) que el hecho de saber expresarse o escribir. Tengo una amiga que hizo telecomunicaciones y a día de hoy, creo que no ha podido presentar su proyecto, por no saber exponerlo ni oral, ni escrito. Las humanidades en mi opinión, son la base del todo. 

Y en cuanto a la poesía, eso, que es el colmo de lo inútil. Solo me gustaría citar una frase de una película y no tengo porque explicarla.... "No leemos y escribimos poesía porque sea bonita. Lo hacemos porque pertenecemos a la raza humana. Y la raza humana está ligada a la pasión". 

A pesar de dedicarme al inglés principalmente, hablo francés, hablo italiano, chapurreo catalán, chapurreo euskera, y tengo interés por todos esos códigos que hacen que sea complejo eso que se llama "cultura". ¿Cómo?, CULTURA.

 

Imagen de Mauro Alexis
Mauro Alexis
Desconectado
Poblador desde: 14/02/2009
Puntos: 2085

      Gracias por la data, Brasero, veré qué hacer, tal vez en internet, o tal vez en alguna librería del centro. El problema es que aquí en Argentina no hay mucha apertura lingüística. He buscado manuales de ruso y hebreo y jamás he encontrado. En fin, gracias nuevamente.

"Habla de tu aldea y serás universal."

 

Imagen de Azhmodeus
Azhmodeus
Desconectado
Poblador desde: 04/03/2009
Puntos: 537

¿Ahora melo decís? Y yo perdiendo el tiempo (y más de una neurona) aprendiendo chino...
Muy interesante el post. Me ha encantado la frase:

No pierda el tiempo en vivir

Para hacer chapas, vamos. ;)

Lo malo de la vida es que somos nuestro propio guionista, por eso siempre estamos diciendo gilipolleces.

http://confesionesengranajedefectuoso.blogspot.com/

Imagen de Jecholls
Jecholls
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2345

Gracias a aquellos que tomaron su tiempo y molestia en leerme y hasta responderme. De verdad, es un placer.

: )

Les dejo un vídeo por aquí que me pareció interesante. Sólo para mentes aburridas e inútiles.

www.obliviamare.es

 OcioZero · Condiciones de uso