Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu

Imagen de HPLovecraft

Reseña del libro publicado por La Factoría de Ideas sobre los mundos de Lovecraft

Este libro encierra en sus páginas todo lo que todo investigador ha querido saber acerca de las criaturas que nos espían desde las sombras, sus lacayos y los libros malditos en los que figuran y nunca se han atrevido a preguntar..

 

SINOPSIS

Desde la época de Lovecraft, los Mitos de Cthulhu han crecido de manera exponencial y cada vez ha resultado más difícil mantenerse al tanto de ellos, incluso para los aficionados más devotos. A su expansión han contribuido escritores como Robert Bloch, Ramsey Campbell, August Derleth, Robert E. Howard, Stephen King y Brian Lumley. Este libro supone la mayor y más detallada guía jamás publicada sobre los Mitos de Cthulhu de H.P. Lovecraft. Destacan las ilustraciones en miniatura de los signos y símbolos más importantes, así como una sinopsis temporal de los Mitos de Cthulhu que abarca miles de millones de años. Muchas de las entradas reflejan los más modernos conocimientos sobre los Mitos, y el apéndice sobre el infame Necronomicón es la referencia más completa que se ha publicado hasta ahora sobre el ignoto volumen.

 

EL AUTOR

Daniel Harms es el nombre del paciente recopilador al frente de la Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu, traducción castellana del Encyclopedia Cthulhiana o Enciclopedia Cthulhiana, ganadora de un Origins Special Achievement Award. También ha sido coautor de The Necronomicon Files y creador de The Shadow over Usenet, un foro de discusión minucioso acerca de las obras de Lovecraft cuyo nombre deriva, como es lógico suponer de The Shadow over Innsmouth (La Sombra sobre Innsmouth). Su blog Papers Falling from an Attic Window, resulta una fuente inestimable de información para todos los amantes de la ficción y los Mitos.

 

ANÁLISIS

Claro. Una Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu. Es algo fantástico y seguro que queda genial en cualquier estantería junto al resto de enciclopedias temáticas pero… ¿qué demonios son esos Mitos de Cthulhu de marras? Esta es una pregunta tan rara como legítima pues no todo el mundo, por extraño que a algunos nos pueda parecer, están familiarizados con la obra de Howard Phillips Lovecraft. Primero habría que aclarar qué es un mito. Se considera mito a los relatos tradicionales que están llenos de hechos prodigiosos en cuyo desarrollo se incluyen criaturas sobrenaturales, dioses, monstruos y demás seres fantásticos. Cabe destacar que los mitos forman parte del sistema religioso de cualquier cultura, que se consideran como verdaderas y conforman la mitología de la comunidad. Esto es, aproximadamente lo que sucede con la obra de Lovecraft y su Círculo.

Howard Phillips Lovecraft creó un panteón cósmico al que recurría frecuentemente en sus relatos, así como libros que eran nombrados eventualmente por los protagonistas. Su visión de un cosmos poblado por entidades alienígenas todopoderosas a ojos humanos (tal y como una ameba podría considerarnos a nosotros si razonase) resultó irresistiblemente aterradora para otros escritores, que simultanearon su creación y la prosiguieron tras su muerte. En ella se dan los elementos que hemos mencionado como pertenecientes al mito. Se producen una serie de hechos prodigiosos (alzamiento de los muertos, aparición de criaturas inmensas, sacrificios rituales a deidades blasfemas, magia…) en cuyo desarrollo intervienen criaturas sobrenaturales (todo relato de los mitos que se precie de tal tiene, cuando menos, una de esas criaturas o su velada presencia latente). ¿Y su autenticidad?

Por increíble que pueda parecer, miles de personas han creído en la autenticidad de un volumen blasfemo escrito por un árabe loco hace cientos de años: el Necronomicón. Ha sido uno de los libros más buscados durante años y, de hecho, en 1960 se halló una ficha bibliográfica, obra de algún bromista, en la Biblioteca de la Universidad de California en la que la descripción del libro estaba cuidada hasta el más mínimo detalle. En París, en la librería La Mandragore, especializada en literatura de fantasía, había una lista de los libros raros más solicitados. En primer lugar figuraba, por supuesto, el Necronomicón. De hecho, cada cierto tiempo aparece algún autor que publica un tomo pretendiendo ser el original, traducido del árabe al griego por Theodorus Philetas y posteriormente de éste al latín por Olaus Wormius. Incluso en algunos foros, con fecha de 2009, se habla de él como un libro real…

Bien; ahora que ya estamos situados en lo que es el Necronomicón y lo que su contenido puede mostrar, vamos a pasar a ver el volumen que nos interesa, que es el número 17 de la colección Solaris Terror titulado Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu. Nos encontramos frente a una obra cuya información ha sido recopilada con la minuciosidad de un archivista y trasladada al papel con el mimo de un monje copista. Una de las primeras palabras que acostumbramos a ver asociadas con obras así es indispensable. No importa lo que el lector hiciera; siempre parecerá mentira que haya podido subsistir sin contar con ese valioso volumen indispensable en su biblioteca personal. Y la mayor parte de las veces es cierto. Hace un lustro, la editorial Minotauro publicó J.R.R. Tolkien: preguntas frecuentes (y no tan frecuentes) que resolvió dudas que muchos ni siquiera nos habíamos planteado sobre la inmortal Tierra Media y aledaños.

Con el presente volumen nos encontramos con el mismo caso; la Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu es absolutamente indispensable para todos aquellos que quieran comprender y poner orden en las deliberadamente caóticas creaciones de Lovecraft y sus sucesores. La cantidad de criaturas blasfemas, de lugares malditos y de publicaciones de saber perdido y mortífero alcanza ya proporciones astronómicas. A las creaciones puramente literarias, en forma de relatos o novelas, hay que unir las realizadas para los manuales de juegos de rol, libros de referencia y aventuras. Casi resulta inevitable pensar que en nuestro mundo hay más alienígenas considerados dioses que simples seres humanos. Y es que, desde la desaparición del hombre que lo inició todo, Howard Phillips Lovecraft, el círculo de amigos y admiradores de su obra hicieron cuanto estuvo en su mano para perpetuar sus creaciones.

Dicho trabajo se llevó a cabo, incluso, llegando a ignorar el escaso éxito comercial de la obra en sus inicios. No fue hasta un encargo del ejército estadounidense cuando pequeños libritos con la obra de Lovecraft comenzaron a circular ampliamente. Pero hizo falta que una nueva generación redescubriera los Mitos. Desde hace unas cuatro décadas, su popularidad no ha dejado de crecer. Nuevos relatos, antologías, republicación de la obra de Lovecraft, juegos de rol, de mesa, para ordenador, de cartas, muñecos realistas y cómicos peluches, cómics, referencias en cientos de publicaciones… el Gran Dios Cthulhu forma parte de nuestra cultura tanto como Drácula, el inmortal vampiro o el monstruo sin nombre creado por Frankenstein, tal y como afirma la solapa del propio libro. Esto se tradujo en un incremento exponencial de los dioses, criaturas extraordinarias, lugares, investigadores y libros prohibidos.

En muchos de los relatos lovecraftianos podemos encontrar referencias a los Primordiales, los Primigenios (que son los mismos seres), Cthulhu descansando en un estado de no muerte y no vida en la sumergida ciudad de R’lyeh, el caos reptante que sirve de mensajero a los otros dioses y tiene mil rostros llamado Nyarlathotep, el caos ciego e idiota que es el dios Azathoth, la criatura que es puerta y llave a un tiempo llamado Yog-Sothoth, la antiquísima ciudad de los Primordiales en la Antártida, el libro bautizado como Al-Azif y que occidente conocería como Necronomicón… y un largo etcétera. Los relatos donde aparecen estos elementos están llenos de agujeros que el lector debe completar con su propia imaginación… o incluso escribiendo su propio relato de los Mitos. He ahí una de las grandes ventajas de esta mitología: permite cualquier tipo de añadido que cualquier aficionado a la escritura quiera hacer.

 

En palabras del propio Daniel Harm:

Mi definición de los Mitos de Cthulhu incluye y omite gran número de historias y elementos que otros recopiladores ya enumeraron. Muchos preferirían restringir los Mitos solo a los “dioses” o criaturas extraterrestres de los relatos, pero como los personajes y lugares que aparecen en esos relatos suelen estar relacionados con ellos, he preferido poner también entradas para todos. Los recopiladores previos han tratado de encuadrar unos relatos de Lovecraft como pertenecientes a los Mitos de Cthulhu y otros dentro de ciclos alternativos, pero el propio Lovecraft nunca usó un sistema así, y muchas de esas distinciones se antojan arbitrarias. Así, he incluido información sobre los relatos de las Tierras del Sueño y de otras obras de Lovecraft que muchos considerarían ajenas a los Mitos. […] He tratado de dar mayor importancia a las obras de los Mitos de Lovecraft y de su círculo inmediato, así como a aquellos elementos que han aparecido en la obra de más de un autor. Espero que mis razones para incluir o excluir cada elemento queden claras, pero si no es así, invito al lector a contactar conmigo.

Por último, quiero dejar claro que este libro no es en manera alguna un sustituto a la lectura de los relatos originales de los que proviene la información. Me gustaría animar a los nuevos lectores a tratar de encontrar esos libros. Soy el primero en admitir que a veces los relatos de los Mitos pueden ser realmente malos, pero leer esas historias será siempre más entretenido que hojear esta enciclopedia, y cabe la posibilidad de que descubras otro escritor de tu gusto. Estas ediciones pueden ser difíciles de localizar, pero decididamente merecen el esfuerzo de su búsqueda. Espero que este libro impulse, aunque sea en pequeño grado, el interés por el panteón de Lovecraft y ayude a mantenerlo vivo en el futuro.

 

En la segunda edición del libro, que es la que el lector puede disfrutar editada por La Factoría de Ideas, el autor ha incluido juegos, ensayos, cómics, películas y textos de todo tipo que, a su juicio, aportaban información completando la ya existente. Lógicamente, no niega el prejuicio que puede existir en el criterio establecido para ello (que no aclara) pero, con independencia del mismo, el resultado es colosal.

 

DENTRO DE LA COLECCIÓN

Podría parecer que este es un libro difícil de reseñar, como sucedería con cualquier enciclopedia. Si nos atenemos a su valor literario, este es prácticamente nulo, lógicamente. Sin embargo, no es ahí donde radica su utilidad. Un lector de terror no encontrará demasiado entretenimiento en la Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu y, pese a ello, sigue siendo una interesante lectura. Para aquellos locos fanáticos de los Mitos, entre los que me cuento, este volumen es una verdadera obra maestra, una llave que abre la prohibida y tantas veces enrevesada realidad, situada más allá de nuestras narices. Resulta excelente como colofón a las antologías dedicadas a los Mitos de Cthulhu.

 

 

Calificación: 95

Título: Enciclopedia de los Mitos de Cthulhu

Autor: Varios autores, recopilado por Daniel Harm

Editorial: La Factoría de Ideas

Edición: Rústica, 368 páginas

Lo mejor: El descomunal y fabuloso trabajo de recopilación de material.

Lo peor: Un libro quizá inapropiado para una colección de relatos.

Resumen: Por fin, un volumen que recopila todo lo que siempre has querido saber sobre los Mitos que crearon H.P. Lovecraft y sus seguidores y nunca te has atrevido a preguntar…

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Me confieso devoto de este tipo de libros. De hecho, a veces leo incluso módulos de juegos de rol por el disfrute de ver las ambientaciones y las tramas, sin necesitar que tengan estructura de relato. Me lo apunto.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso