Los guionistas

Imagen de Patapalo

Reseña de la última y sorprendente novela de Roberto Malo: porno y cine es la consigna

 

Sabía que el sexo es una constante en la obra de Roberto Malo, y también conocía su afición por jugar con la estructura de sus textos para conseguir el registro narrativo que más conviene a sus historias. Y, aun así, ha conseguido sorprenderme de nuevo. Los guionistas -guión original- es, sin pretenderlo, una vuelta de tuerca más a su trabajo.

Para empezar, está escrito como un guión cinematográfico. Claro, es normal: va de guionistas de cine (porno), así que ¿qué mejor modo para plasmarlo? Ya sólo gracias a este enfoque, uno entra directamente en el mundo de los protagonistas y queda atrapado por los encuadres que Malo quiere que veamos. Pero es que, además, el libro se lee con la misma agilidad que una novela, así que, como valor añadido, hay que especificar que el experimento no lastra la acción, sino que la potencia.

Para seguir, como comentaba él mismo en una entrevista, puestos a hablar del papel de los creadores, ¿qué mejor modo que hacerlo a través de unos de los más denostados: los guionistas de las películas porno? Desde luego, la cosa funciona, porque terminamos metiéndonos en la piel de una pareja que es bien creativa y que, por exigencias de mercado (del porno, pero podría ser de cualquier otro), se ven constreñidos a adaptar sus impulsos, y también incomprendidos.

No obstante, tampoco es que los árboles vayan a taparnos el bosque. Si Malo ha elegido el porno como marco de su historia es en gran medida (pondría la mano en el fuego) porque le gusta hablar de sexo. Y lo cierto es que se le da bien. No por ello se imagine nadie que esta es una obra erótica o porno, que elementos, como es obvio, tiene, aunque no dominen la trama. Los guionistas -guión original- es, sobre todo, un retrato de personas de a pie. De hecho, como retrato social es como mejor funciona, emocionando y conectando con el lector, que se maravilla, enternece y vibra con los personajes.

Tampoco quiere decir esto que no haya espacio para la magia. Hay una fuerte vena poética en Roberto Malo, como ponen de manifiesto algunos momentos memorables. Yo me quedo con cierta escena al cierre. A cada uno descubrir cuál es la suya.

 

Autor

Roberto Malo (Zaragoza, 1970) es escritor, cuentacuentos y animador sociocultural. Ha publicado los libros de relatos “Malos sueños” (Certeza, 2006) y “La luz del diablo” (Mira, 2008) y las novelas “Maldita novela” (Mira, 2007), “La marea del despertar” (Hegemón, 2007) y “Los guionistas” (Eclipsados, 2009).

También es autor del cuento ilustrado "Tanga y el gran leopardo".

 

Sinopsis

Dos guionistas del cine porno nos cuentan sus vicisitudes grabando su obra maestra.

 

Edición

Los guionistas -guión original-

Roberto Malo

Editorial Eclipsados, 2009

Rústica

 

Conclusión

Los guionistas -guión original- es una obra peculiar e irreverente, pero también llena de comprensión por el ser humano. Con su estilo campechano, cercano, Roberto Malo consigue que conectemos con sus personajes y sus aventuras hasta puntos insospechados. Su maestría con la estructura narrativa nos lleva con pulso firme a través de todo el libro, el cual, inevitablemente, se nos hace corto.

Una obra muy recomendable para quien busque una lectura ligera pero no necesariamente vacía.

Imagen de solharis
solharis
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 20287

Es una obra muy divertida y no tan ligera como dices. Realmente la disfruté y además me quedó una agradable anécdota pues me la regaló el propio autor cuando le dije que me había desvelado en la Hispacón leyendo La luz del diablo de un tirón. Recomendables ambos libros.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Bueno, como digo la lectura es ligera pero no vacía. Es decir, que se lee muy rápido, pero encierra mucho. Creía que quedaba claro.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Espacio patrocinado por

Nocte - Asociación Española de Escritores de Terror

http://www.nocte.es/

 OcioZero · Condiciones de uso