Siete vidas tiene el gato de la bruja

Imagen de Patapalo

Un relato de Patapalo sobre inquisidores y brujas

 

Cuando Enrico Bocanegra entró en la choza, hasta las paredes enmudecieron. Ni un crujido de la madera, ni el crepitar de las llamas; nada perturbó aquel silencio hasta que fue roto por los balbuceos serviles del capitán de la guardia.

—Señor, mi señor, aquí está la bruja.

Dos corchetes acercaron a rastras a una vieja enjuta. Su piel blanquecina estaba marcada por los golpes de los guardias y sus ojos desorbitados por el terror más absoluto. Roto el influjo creado a la entrada del inquisidor, la anciana aulló con voz destemplada:

—¡No les creáis ni una palabra, excelencia! ¡Son murmuradores! ¡Mentirosos!

En respuesta estalló de nuevo el pandemonio.

—¡Bruja! —replicó el capitán abofeteándola—. ¿A quién pretendes engañar con tus patrañas? Te he visto montada en tu escoba en las noches de aquelarre. Te he visto vender tus ungüentos y pócimas.

—¡Mentiroso!

El soldado caminó, rojo de ira, hasta unas estanterías y las desencajó, haciendo caer su contenido al suelo. Redomas, frascos y botellas se hicieron añicos aumentando la confusión.

—¡Venenos! ¡Drogas!

—¡Mis perfumes! ¡Mis afeites! ¡Piedad, señor! —graznó de nuevo la vieja, esta vez dirigiéndose al inquisidor—. ¿Cómo va a ganarse la vida una anciana como yo si le destrozan sus mercancías? Piedad —suplicó al borde de las lágrimas.

Bocanegra la observó, frío en su dignidad eclesiástica. Sus ojos acerados vagaban por la estancia como ausentes, pero sus labios estaban curvados en una leve mueca de desprecio.

—Hay mercancías que no tienen cabida en el reino de Dios —sentenció mientras observaba cómo sus esbirros continuaban el destrozo en la choza.

—¡Son murmuradores!

—¡Yo he visto tus brujerías! ¡Con el hierro candente te las arrancaremos!

—¡Murmuradores! ¡San Benito prevenía contra ellos!

Bocanegra dio un respingo al oír aquello. Sus ojos perdieron su anterior frialdad y reflejaron el fuego que ardía en su pecho.

—Osas nombrar a un Santo Padre. ¡Preparad las herramientas, rápido!

Los corchetes arrojaron a la vieja a un rincón de la choza y volcaron la marmita que bullía en la chimenea. Su espeso contenido fue absorbido, lentamente, por el suelo de tierra apisonada. Luego, el capitán de la guardia introdujo una serie de instrumentos de metal en las brasas. Al hacerlo, una sonrisa cruel se dibujó en sus labios. Había descubierto algo.

—Señor, podemos usar el atizador de la bruja. Lo había dejado dentro del fuego para Dios sabe qué maleficio. Está ya al rojo vivo.

—Aún estás a tiempo —declaró con falsa benevolencia Bocanegra tomando el instrumento que le ofrecía su lacayo—. Confiesa tus culpas y todo habrá terminado.

—Pero es falso —gimoteó la vieja con su voz de cuervo sin quitar los ojos del hierro candente—. Tenéis que creerme, excelencia. Son murmuradores. Por piedad cristiana, eminencia. Por nuestro señor Jesucristo.

—¡Bruja! —exclamó lleno de furia el inquisidor—. No mancilles el nombre del Todopoderoso pronunciándolo con tus impíos labios. —Y, volviéndose hacia los soldados, les ordenó—: ¡Sujetadla!

Los corchetes inmovilizaron con facilidad a la vieja, que se debatía patéticamente. Su rostro arrugado se deformaba por el espanto y sus labios temblaban sin encontrar palabras que pronunciar.

—¡Reniega de Satán, hechicera! —le conminó el inquisidor acercando el hierro rusiente a su rostro.

Entonces, saliendo del rincón donde había estado escondido, un gato negro saltó bufando sobre Bocanegra. Asustado, este dejó caer el instrumento de tortura y retrocedió protegiéndose el rostro con las manos.

—¡Libradme de esta bestia, ineptos!

Los corchetes arrojaron a un rincón a la vieja y desenvainaron sus espadas. El capitán los secundó, tras recoger del suelo el atizador, y entre los tres intentaron acorralar al felino.

—¡Piedad, eminencia! ¡No hagáis daño a mi gato!

—No es un gato: es un demonio, señor —escupió el capitán de la guardia—. Ya habéis visto cómo os ha atacado.

—Piedad, excelencia —gimió la anciana arrastrándose hasta interponerse entre a los guardias y su mascota—. Ha sido el único consuelo de esta vieja durante años. No le hagáis daño.

—¡Matadlo!

—¡Piedad! —suplicó una vez más abrazándose a sus rodillas—. Tomad mi vida, pero dejadlo en paz.

Los guardias corrían tras el animal, volcando muebles y destrozando todo cuanto encontraban a su paso. El felino, conocedor de todos los rincones de la choza, se escabullía una y otra vez de los hombres, que gritaban y maldecían frustrados. Al final, harto Bocanegra de aquel ridículo espectáculo, tomó a la vieja por los pelos y le puso un cuchillo en el cuello.

—Muere, pues, si tu vida vale menos que la de ese gato del demonio.

Entonces, al ver a la anciana en peligro, el animal saltó de nuevo sobre el inquisidor. Esta vez, sin embargo, uno de los corchetes previó el ataque y consiguió atraparlo en el aire.

La bestia se debatió enfurecida, bufando, mordiendo y arañando con rabia. Los guantes de cuero del soldado, no obstante, lo protegían de sus ataques. Con una sonrisa satisfecha, le presentó su trofeo al inquisidor.

—Deberíamos destripar primero a este animal —intervino el capitán de la guardia intentando recuperar algo de protagonismo—. Mucho lo quiere la bruja para que sea un gato normal —razonó maligno.

La anciana, totalmente desencajada, los observó sin acertar a decir nada en su defensa. Ya no le quedaban fuerzas. El inquisidor la dejó caer al suelo, donde quedó hecha un guiñapo, y se dio media vuelta para salir de la choza.

—Prended fuego a la casa, y con ella a la bruja y a su gato. Aseguraos de que no puedan salir de su interior. Las llamas purificarán esta morada.

El guardia que llevaba el animal en brazos lo sujetó contra el suelo, ayudándose con las rodillas. Despacio, con cuidado para que no se escapase, le fue rompiendo las patas sin dejarse conmover por los alaridos del animal. Sus compañeros ya estaban dando fuego a la techumbre de paja y a los muros de madera y no quería buscarse un problema con el inquisidor. Era un hombre terrible si no se le servía bien.

Terminado el trabajo, ignorando los sollozos de la vieja y los maullidos descarnados del animal, se encaminó hacia la salida. Entonces, una voz profunda como el mismísimo Infierno, lo detuvo.

—Llama a tu señor —ordenó con sencillez, con la facilidad del que sabe que va a ser obedecido.

El soldado, presa de un terror atávico, salió de la choza llamando a gritos al inquisidor. Este no tardó en asomarse a la puerta, e, iluminado por las incipientes llamas, su rostro se mostró terrible.

—¿¡Quién osa!? —gritó esperando una confesión por parte de la aterrada vieja.

Sin embargo, esta permanecía sentada tranquilamente allí donde la habían dejado, con una sonrisa confiada en los labios que heló hasta lo más profundo al inquisidor. Entonces, una voz lo reclamó desde el otro extremo de la estancia.

—Enrico Bocanegra —tronó entre el resplandor de las llamas y las sombras del humo, naciendo grotescamente de la boca del maltrecho gato negro—, este holocausto que realizas en mi honor no será olvidado. Una legión de mis bienamados te aguardará en mi pozo más ardiente.

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6621

Bueno, a este relato le doy. Déjame pensar cuantas estrellas. Ah, no. Que no está dentro del Polidori. Ay, no puede leer tantos relatos de brujas, que luego no sé ya ni donde estoy.

 

Muy buena la ambientación, parece un episodio apócrifo del Capitán Alatriste. No sé, una cara B, un folio desechado.

Me ha gustado. Aunque no pueda evitar ver a Blanca Portillo interpretando a Bocanegra.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196110

Muchas gracias, compañero. Me pareció buen momento para sacarlo del cajón de los recuerdos. Si no me falla la memoria, lo escribí hace ya un buen puñado de años para el Tierra de Leyendas, el concurso literario de Sedice.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso