El gran silencio

Imagen de Boras

Reseña de la novela de David Torres publicada por Destino

 

De vez en cuando, no muy a menudo, tomamos un libro como este, recomendado por un conocido, y nos vuelve a demostrar por qué nos gusta tanto la literatura. Porque lo que contiene esas escuetas doscientas páginas, aproximadamente, es literatura de la buena.

El libro tiene un tema incuestionable y es la derrota. Se puede dorar la píldora, con un argumentario, con un entramado de novela negra, con una personalidad, como la del protagonista, plagada de claroscuros, pero en el fondo, en lo más intrincado de su ser, esta novela trata única y exclusivamente de lo mencionado anteriormente. La derrota, la renuncia, el fracaso, la constatación clara y patente de no conseguir las expectativas, de tener que renunciar a algo querido, de sentirnos perdidos en este mar que es la vida, la crisis que supone asumir que nunca llegaremos a lo que quisiéramos ser, de todo ello habla el libro y lo hace con un tono distendido, con cierta sorna en algunos momentos y en otros incluso con humor.

El propio libro es un ejemplo de la renuncia, para mostrarla en su estado más acerado precisa el autor de renunciar al entramado de una novela negra, apenas se usan sus entresijos para darle cierta coherencia, pero se percibe que el escritor ha renunciado a una trama más coherente y de mayor calado por la historia, pero eso es indiferente porque la novela toma una velocidad de vértigo y cuando queremos darnos cuenta nos acercamos a su final, sintiendo que todo comienza a importar poco, trama, personajes, lo que cobra importancia es el mensaje final, puesto que la novela se ve que acabará así desde tiempo atrás.

El gran silencio está plagada de puntos fuertes, una prosa clarividente y de calidad, unos personajes de calado y una visión del mundo muy personal. Destaca sobre todo la construcción de los personajes, en especial del protagonista, un ser tan honesto consigo mismo como deshonesto con los demás, un hombre que proviene de lo más elitista de la sociedad de barrio y que ha pasado por su mejor escuela, el gimnasio y el boxeo, y que demuestra conservar esa visión acerada que dan los barrios humildes, que mantienen los muchachos que hemos jugado en descampados y los que hemos crecido demasiado aprisa por ser necesario. Ese encuentro en mitad de la nada de cualquier barrio de la periferia de Madrid y esa visión desde ese punto de vista es todo un acierto por parte del escritor. Puesto que no existe ahí ni trampa ni cartón, es tan real como la vida misma y tan fresco como la realidad, algo que verdaderamente ha impresionado a este reseñista por lo bien hecho y por lo bien trabajado.

El retrato del mundo del boxeo es cruel, como buena parte de la novela, un mundo fiero y tan salvaje como la vida diaria. En el fondo de esta novela se percibe un cariño atroz por el viejo arte del boxeo, por lo básico que representa, por lo fundamental que muestra, pero al mismo tiempo, como todo lo relacionado con el ser humano, tiene zonas oscuras, algunas grises y otras negras, el autor nos muestra todas y por el tono de la novela, olvida representar algunas de las buenas.

Solo me resta recomendarla con fervor, he renunciado, imitando al autor, a muchas cosas y he intentado centrarme en lo básico, pero aún tendría mucho que decir sobre esta novela. Me apena no poder poner ningún extracto, pero El gran silencio está plagada de ellos y elegir uno sería hacer menoscabo del resto. Léanla, si la encuentran por algún lado, y cuando lo hayan hecho sabrán que el tiempo invertido ha sido devuelto con intereses.

 

EL GRAN SILENCIO

DAVID TORRES

270 páginas

13 x 23,2 cm

Tapa dura

ISBN 84-233-2468-6

Ediciones DESTINO

Fecha de publicación 2003

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Pinta francamente bien la novela. A ver si me cruzo con ella.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6621

Este libro no está mal, pero Niños de tiza que es (se puede decir) la continuación, es impresionante. Creo que a partir de Niños de Tiza el autor de un salto cualitativo y se convierte ya en un buen escritor a tene en cuenta.

 OcioZero · Condiciones de uso