La confesión

Imagen de Sanbes

Relato ganador del Reto III, con tema erotismo, de Sanbes

En esta ocasión, los relatos presentados debían estar encuadrados en el género erótico. Para aumentar la complejidad del reto, los participantes debían ajustarlo a 269 palabras y, por si fuera poco, tenían que introducir en el texto los números 2, 6 y 9. Con todas estas premisas, el relato de Sanbes se ha alzado como claro vencedor.

 

La confesión

Al cura casi se le corta la meada.

—¿Me oye, padre? —pregunta la chica, desde el retrete vecino.

—¿Qué haces?

—Necesito su consejo.

—Creo que este no es el lugar ni el momento. 

—En cualquier otro momento ya habré pecado.

El cura se sacude la polla y pega la oreja a la pared que separa los retretes, junto a un dibujo de dos pollas haciendo un sesenta y nueve.

—Habla.

—Llevo tiempo, mucho tiempo, quizá dos años o más, sintiendo deseo carnal por el marido de mi mejor amiga. A veces jugueteamos inconscientemente, nos damos dos besos en la comisura de los labios cuando nos saludamos, y siento cómo él apoya su mano justo encima de mi culo. También le provoco, y me hago la despistada cuando sé que me está mirando el escote. Porque yo también le miro, ¿sabe?, le miro el paquete. Y me imagino lamiendo esa polla depilada que dice mi amiga que tiene. Encima ella me cuenta las cosas que le pide hacer. Dice que es un cerdo.

—¿Sí?

—Sí. Pero a mí esas cosas me excitan. Yo sería su perra, me tragaría sus flujos. No pido una relación. No soy una roba maridos, solo quiero follármelo. Sexo. Solo eso. 

El cura está empalmado. Sale y se mete en la siguiente puerta. 

La chica está sentada en la taza del váter, sujeta un cubata y va disfrazada de bote con galletas.

—¿Solo sexo? —pregunta el chico.

—Solo sexo. El amor guárdalo para tu mujer.

El cura echa el cerrojo, dispuesto a imponer su penitencia.

 

Ella deja el vaso y se levanta, dispuesta a obedecerlo.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Aunque hay alguna repetición de pollas por ahí que se podría haber solventado fácilmente, el relato fluye muy bien y el desarrollo en paralelo para el equívoco está muy bien metido. Eso sí, me quedo con lo del bote de galletas Risa cachonda Descolocado total.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de jane eyre
jane eyre
Desconectado
Poblador desde: 02/03/2009
Puntos: 9773

Creo que con eso nos quedamos todos igual jjajjajajjajjaja

Imagen de Bote
Bote
Desconectado
Poblador desde: 12/11/2012
Puntos: 1477

Pues yo creo que es un disfraz muy digno...Irene

Mírame a los ojos...

Imagen de Sanbes
Sanbes
Desconectado
Poblador desde: 16/10/2013
Puntos: 1225

Pues no se... Igual meto un Bote en el relato, como guiño.

(Erotismo + Bote + 269 palabras + decir los números...) Casi que mejor lo dejo para el siguiente que ya me están entrando sudores frios, jeje

Eso me pasa por ser un bocazas que además cumple con lo que dice, si no la hubiera disfrazado de Cat woman, o enfermera o..
Aunque bien mirado, el disfraz de bote con galletas tiene su punto: ¿Puedo cogerte una galleta? ¿A que saben tus galletas? Como más me gustan mis galletas es mojadas en leche.

Imagen de Sanbes
Sanbes
Desconectado
Poblador desde: 16/10/2013
Puntos: 1225

Lo de arriba era un recorte de otro post, que no me ha salido bien el corte y pega

 OcioZero · Condiciones de uso