Me llamo James Osorio, capullo

Imagen de artzaursus

Un relato de Artza Ursus

Ruido de barrotes…empieza otro día…

Me hago una bola en mi cama de piedra (o de mierda, que es lo mismo) mientras la realidad se mezcla con mis sueños creando una simbiosis realmente irreal, pero dulce como ella sola, que me sumerge en una utopía de felicidad pura, amén de proporcionarme un subidón mañanero muy pero que muy gozoso. Lo aguanto. Trato de que ese trozo de paraíso mental se me quede clavado en el cerebro para poder ser por siempre feliz, pero es imposible. Los ruidos chirriantes y horribles de siempre me sacan de mi ensueño hecho de cabello genital de ángel para traerme de vuelta a la cruda realidad de estar viviendo en el ano infectado del mismísimo demonio. En un desesperado intento de volver a mi Edén, hago todo lo posible para volver a evadirme, como un palurdo que intenta, sin lograrlo, que mediante el "dubi-dubi" se le vuelva a poner tan dura como la cara del rey. Pero esa es una tarea hercúlea donde las haya así que desisto enseguida.

Me levanto de un salto procurando mentalizarme para lo que me espera, pero el frío y el malestar me golpean de tal forma que caigo rendido de rodillas. Derrotado antes de empezar a luchar, menuda miseria la mía. Un día de estos no tendré fuerzas ni para mover este ataúd errante lleno de desperdicios al que llamo cuerpo, acabándose así mi desafortunada odisea psicotrópica por los oscuros arrabales de la existencia. Me cago en la puta… Últimamente no puedo evitar ponerme ñoño y sentimental, he debido de coger algún virus maléfico de mierda. Consigo incorporarme de milagro, apoyado en la pared de mi mugrienta celda, y cierro los ojos con fuerza para poder detener el enorme caudal de dolor y paranoia que revienta mi organismo, pero solo consigo morir un poco más con cada respirar, con cada bocanada de aliento perdido en manos de mi puta desgracia. Casi no puedo ni con mi alma. Necesito un tiro en la sien para sentirme bien.

Me entretengo un rato en mi mundo, pensando sobre las degeneraciones más sórdidas posibles, hasta que me doy cuenta de que me están observando. Abro los ojos con mucha "parsamonía", porque sé lo que me espera. Un garrulo, tan grande como descerebrado, me mira a través de unos "birojos" ojos, negros como su propia alma, de la misma manera que un paleto sureño mira a sus ovejas encerradas, con la superioridad que le da el saber que tarde o temprano te acabará dando por el culo. Literalmente. O literanalmente. Da lo mismo, la cosa es que estoy bien jodido. Daría lo que fuera por no tener que ver a estos engendros retrasados nunca más. Joder, ya te digo. Me rebanaría el escroto al cero de la misma. ¿Dónde ostias hay que firmar? Lo que sea con tal de no sufrir más humillaciones, vejaciones y palizas de estos malnacidos. Pero no nos engañemos. La única salida es el suicidio, y no pienso regalarles ese placer.

Una voz de castrati gangoso y ceceante me expulsa de mi ensoñación. Hay que joderse, ya empezamos con el numerito. Se dirigen a mí con un conjunto de cifras sin sentido que no representa para nada mi persona. Me llamo James Osorio, capullo, y no soy ese cúmulo de mierda mohosa que tienes ante tu puto hocico de perro sabueso. O no lo era, por lo menos. Era el puto loco de la colina que sembraba el caos entre el condado de los folla cabras sidosos y el señorío de los yonquis sin cerebro ni genitales. Que recuerdos… Era tan feliz antes de que me metieran en este zulo dejado de la mano de dios. Me cago en el todopoderoso, ya me podían haber dado la puta pena de muerte, coño, que en este país es legal todavía. Así al menos ya estaría en el infierno, que no es peor que esto y que, además, me pertenece.

Hago todo lo que me piden, como siempre: ponte aquí, vete p'allá, no me toques los cojones, todos en fila, chúpame las pelotas… Lo típico. La misma bazofia horrible e insufrible día tras día. ¿Qué coño habré hecho para merecerme esto? Es una pregunta retórica, obviamente, ya que sé muy bien lo que hice. En un momento de angustia y desequilibrio mental obsequié con paz y tranquilidad espiritual a una familia infeliz y caída en desgracia, presa de un sistema inhumano que consume las almas de la gente hasta convertirlas en zombis con cerebro y cartera pero sin solución, proporcionándoles una salida digna de su espeluznante horror cotidiano. Que es lo mismo que decir que se me fue la pinza al masacrar a una familia normal y corriente a lo bestia y solo porque me dio la gana. La gente se echó las manos a la cabeza como si yo fuera un loco, un peligro público que hubiera que encerrar. Puta hipocresía. Yo al menos no estoy obligando a niños extranjeros a morir de hambre o por enfermedades fácilmente curables, ni les estoy matando a trabajar como si fueran sucias ratas amarillas de cloaca. Tampoco estoy apoyando el exterminio de un pueblo inocente solo por lamerle el ano incrustado en diamantes a mi dueño, sea quien sea y haya sufrido lo que haya sufrido. Todos en la sala gritaban pobres niños, pobre familia, pobre su puta madre… dejando claro que no son más que basura. ¿Y los niños de África? ¿Y las niñas de China? ¿Y todas las familias que se mueren por culpa de las guerras absurdas creadas por esa nación a la que tanto amáis? ¿Por qué os la suda tanto? ¿Cuál es la diferencia? Que no son VUESTROS hijos. Hijos blancos conformistas, tremendamente pijos, con más gomina que neuronas y con millones de billetes miserables ensuciados con la mierda de elefante o gaviota o cualquier animal políticamente simbólico. Dais asco. Mi forma de ser, aunque demente, es más decente y consecuente que la vuestra. Lo admito, a mí me la chupan los niños que se mueren por el mundo, pero también me la pela la familia esa que reventé. De hecho, no me importa otra cosa que mi propia supervivencia. Todo lo demás se puede ir al carajo.

Ha llegado el momento de ponerse a currar, una de las pocas cosas de aquí que se me presentan soportables. Una de las razones es que me reducen la condena si lo hago, aunque creo que no me servirá de mucho si comparamos los años que me quedan de presidio con los que me quedan de vida. Pero me da igual. Es lo mejor que me ha pasado desde que me arrastraron a esta fortaleza demoníaca llena de odio carroñero y bilis barato de despojos humanos pútridos. Como si de repente me purificara una luz cálida y redentora salida de la entrepierna de un seboso salvador pansexual que ahogara mis "lamentos" de cabronazo con el whisky de oro macizo destilado desde mis heridas más infectadas, bautizándome como un renovado hombre libre... Joder... Tengo que dejar de hacerme tantas pajas mentales, o voy a acabar peor de lo que ya estoy.

Me adentro en la cocina, que se asemeja más a un laboratorio de meta que a otra cosa, y me dispongo a efectuar mi labor. Y os preguntaréis: ¿Qué diógenes hará el zurullo mecánico este para que no le pongan una soga al cuello directamente? Pues no soy una especie de David de Jorge yanqui y escuálido detenido por soltar burradas sobre penetraciones anales en horario infantil, si es lo que pensáis. No tengo estudios, ni experiencia ni el mínimo de sentido común necesario para poder elaborar mejunjes que no salgan disparados por el ano en forma de colosal bola de fuego solo por el simple hecho de saborearlos. Aunque también cabe la posibilidad de que sea exactamente esa la razón para que este yo como chef. Para que cada vez que esos bastardos prueben un bocado les parezca estar degustando pura mierda homínida de primera y adecuadamente adulterada. Porque si no, no se qué puede ser. Lo único que puedo decir a mi favor es que le pongo pasión a lo que hago. Sí...una pasión enorme. Tan grande que se pasa de enfermizo. Me gusta desmembrar, cortar, despellejar, machacar, picar, rellenar (¡ouh, si!), triturar, flamear... Y la lista sigue. Lo que para la gente es comida para mí solo son víctimas. Dulces y comestibles fiambres asesinados con mis propias manos y convertidos en manjar y, a la vez, en crimen. Ese es mi secreto para ser un hacha en la cocina. Mucho amor... Además yo no le hago ascos a nada, experimento con lo que sea. No soy de esos garrulos carnívoros que solo comen animales, porque no saben la frescura y vitalidad que dan los muertos vegetales. Tampoco apoyo ese pensamiento que tienen los veganos y vegetarianos de no comer carne ni nada que venga de un animal. No saben el placer que da comer cosas con alma. Adoro las carnes sobre todo porque sé que para que yo me lo pueda comer alguien tiene que morir. Es una balanza deliciosamente maligna. Pero tampoco comprendo a la gente corriente que solo come carne animal y les parece algo horrible e impensable comerse a un humano. ¡Pringaus!Os perdéis lo mejor...

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Me ha gustado la fuerza que tiene la narrativa y el estilo propio que trasluce, pero creo que el relato cojea por dos flancos. El primero es más cuestionable (después de todo, está en primera persona así que el narrador nos puede contar lo que le venga en gana), pero creo que adopta un tono muy de púlpito. Por lo general a los lectores no nos gusta que los personajes nos echen la filipica sobre nada. Si él piensa así, mejor que trasluzca en los hechos, pero es algo que no da tiempo a desarrollar en tan poco espacio.

Y ese es el segundo punto cuestionable que veo: ¿qué se nos cuenta en realidad? No gran cosa. Es la presentación de un personaje en un entorno algo difuminado (con reminiscencias carcelarias americanas). Creo que le falta algo de conclusión y algo de concrección.

Hay buena materia prima pero, a mi entender, le falla el foco.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de artzaursus
artzaursus
Desconectado
Poblador desde: 31/12/2015
Puntos: 101

Antes de nada, gracias por haberme publicado, es un placer ver mi cuento colgado en la web. Por desgracia, me acabo de dar cuenta que la versión que te mande no está acabada, le falta un párrafo al final, pero bueno, culpa mía por no haberlo mirado antes, aunque tampoco cambia mucho el cuento, ya que el final es abierto y no aporta nada significativo.

Por otra parte gracias por el comentario, las criticas argumentadas y bien hechas son siempre positivas. Personalmente prefiero centrarme en los pensamientos de los personajes antes que los hechos, a mí me suelen dar más juego. En mis historias no pasa gran cosa, casi siempre suelen ser las paranoias de alguien demente unidas a las mías propias. Es mi estilo, es lo que me gusta escribir. Pero gracias por aportar tu punto de vista.

 OcioZero · Condiciones de uso