Espectadores en apuros

Imagen de virgensuicida

Perdonen el juego de palabras facilón como excusa para hablar del último trabajo de Renée Zellweger.

“Ejecutiva en apuros” es una de esas películas de las que lo mejor que puede decirse es que “se deja ver”. Y es una lástima, porque, si bien no todos los ingredientes que contiene son los más acertados, este film tiene muchos que podrían haberse combinado para producir una película inolvidable.

 

Renée Zellweger es sin duda una de los mejores actrices del panorama actual, si bien está bastante desaprovechada. Su vis cómica la hizo brillar en “El diario de Bridget Jones”, quizá la mejor de sus interpretaciones y por la que fue nominada al Óscar, que no se llevó hasta aparecer en la sosísima “Cold mountain” y tras haberse quedado también sin él a pesar de su deslumbrante papel en “Chicago”.

 

Zellweger es capaz de emocionar en papeles dramáticos, como hizo junto a Rusell Crowe en “Cinderella man” o junto a Michelle Pfeiffer en la película menor “La flor del mal”, pero convence sobre todo metiéndose en la piel de personajes más hilarantes: el de “Abajo el amor” -película algo rebuscada pero entretenida, donde compartía cartel con Ewan McGregor- o el de la más sofisticada “Ella es el partido”, de George Clooney, que pasó por la cartelera española sin pena ni gloria.

 

La película que ahora comento es una de ésas que suelen denominarse ligeras, pero que, en este caso, podría llamarse directamente olvidable. Bien porque se hizo rápido y para lucimiento de su actriz principal (algo que sospecho, en parte por ese cartel tan aburrido), bien porque el guión no termina de cuajar (también parece haberse escrito rápido y sin convicción), “Ejecutiva en apuros” capta la atención del espectador lo justo y necesario, ni un pelo más.

 

El arranque es bastante digno y regala al espectador escenas bastante amenas y prometedoras, aunque escasas de originalidad: la llegada de Zellweger al pueblo, la primera cena entre los lugareños, su percance en la nieve… Pero, a medida que avanza la trama, el espectador se da cuenta de que no hay mucho que contar. Apenas hay profundidad en los personajes y la trama discurre por todos los clichés del género, eso sí, algo descafeinados. Cuando la historia -por otra parte demasiado ingenua- llega a su previsible fin, ya importa poco. La película pasa directamente al olvido.

 

Y es una pena, porque, como he dicho, Zellweger está desperdiciada, pero no sólo ella, también todos los demás actores, los escenarios, el presupuesto... Los guionistas parecen haber creado una comedia amorosa de manual, pero sin alma. Una pena, recalco, pero confío en que el futuro traiga más y mejores interpretaciones de Zellweger. Y, puestos a pedir, comedias de más calidad.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195959

Un buen aviso a navegantes. Coincido en que brilló mucho su vis cómica en "El diario de Bridget Jones". No me había dado cuenta hasta que punto hasta que el otro día, en el tren, vi a otro pasajero viendo dicha película en el portatil y me entró la risa floja (y eso que llevaba auriculares).

Una actriz muy válida. A ver si la veo en alguna película seria, por conocerle otros registros.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso