El hobbit

Imagen de Patapalo

Reseña de la emblemática novela de fantasía de J.R.R. Tolkien

“El hobbit”, a mi parecer, es la obra maestra de J.R.R. Tolkien. Más que en “El Señor de los Anillos”, creo que es en esta novela en la que consigue lo que pocos antes, y pocos después, han conseguido: dar una nueva dimensión a la fantasía y, con ella, a la literatura.

 

“El hobbit” no es únicamente una magnífica novela de aventuras. Cierto es que lo es: sus personajes son sólidos y profundos, la tensión durante toda la historia es magnífica, los escenarios son increíblemente sugerentes y, para rematar la jugada, toca la parte más profunda de todo ser humano, ésa que, como el protagonista, sueña, desde su esencia más recóndita, con realizar un viaje, con encontrar su lado aventurero.

 

Tampoco es solamente un increíble cuento de hadas. Sin lugar a dudas, los elementos tradicionales de la mitología europea y, en especial, de la tradición céltica brillan con una luz nueva en sus páginas, acompasándose con otros de la invención del autor. Sin embargo, no es éste tampoco el punto que convierte a esta obra en algo genial.

 

La clave de la misma es, a mi parecer, el enfoque. Desde tiempos inmemoriales han existidos los cuentos fantásticos en los que innumerables seres, a cuál más extravagante, se daban cita e interactuaban entre sí. Del mismo modo, cuando Tolkien escribió “El hobbit”, la literatura de aventuras había alcanzado ya algunos de sus grandes hitos. Sin embargo, lo que nadie había hecho nunca era dotar de una dimensión tan humana a aquellos fantásticos seres que poblaban las historias de los cuentos de hadas.

 

Es cierto que de los reinos mitológicos ya se había hablado desde los tiempos de Homero, pero creo que nunca nadie había conseguido acercarlos al lector con tanta viveza. De hecho, creo que el punto clave de “El hobbit” es que, por una vez, el lector puede visitarlos de cerca.

 

Cuando seguimos a la compañía de enanos y a Bilbo por la Tierra Media no estamos realizando un viaje metafórico con personificaciones del ser humano, sino atravesando el famoso espejo de Alicia para, por unas horas, visitar ese mundo de fantasía y dejarse hechizar por su lógica.

 

A día de hoy no es novedoso inventarse sociedades enteras, con mayor o menor acierto, y fue “El hobbit” el que allanó el camino, con su genialidad, para que esto fuera posible, para que en vez de quedarse en el plano teórico o ideal se pudieran manipular para convertirlas en marcos donde desarrollar historias cercanas. Incluso otras obras para nada literarias, como “David el gnomo” han bebido de esta idea sencilla y genial: si esos seres existen, tendrán su propio modo de vivir, su propia verosimilitud.

 

Tal vez sin pretenderlo, Tolkien creó mucho más que un mundo. Creó el cristal a través del cual ahora es posible visitar muchos otros.

 

Autor

 

John Ronald Reuel Tolkien nació en Bloemfontain (Sudáfrica) en 1892 y murió en Oxford (Inglaterra) en 1973. Especialista en historia medieval, filólogo y escritor fantástico, a parte de su labor creativa llevó a cabo estudios de crítica literaria y fue profesor en Oxford entre 1945 y 1959, donde coincidió con C.S. Lewis, creador de “Las Crónicas de Narnia”.

 

Escribió “El Hobbit” (1937) para sus hijos. Su continuación, la trilogía titulada “El señor de los anillos” (1954-1955), obtuvo un enorme éxito desde su misma publicación y animó a la lectura a un público de todas las edades. Ambas obras han sido adaptadas cinematográficamente en varias ocasiones.

 

Otras de sus obras publicadas son “El Silmarillion” (1977), que relata los comienzos mitológicos de la Tierra Media, y “Cuentos inconclusos” (1980), que contiene cuentos que no se incluyeron en sus otros libros, y que fue recopilada y publicada por su hijo, Christopher Tolkien a título póstumo.

 

Sinopsis

 

Un pacífico hobbit se ve embarcado por una compañía de enanos en la azarosa búsqueda de un tesoro oculto en la cueva de un dragón.

 

Edición

 

El hobbit

J.R.R. Tolkien

Ediciones Minotauro, 2003

Edición en tapa dura

 

Otras ediciones recientes

 

Círculo de lectores, cartoné 2004, géltex 2002

Devir Iberia, rústica 2002

Minotauro, cartoné 2002, rústica 2002

Planeta - De Agostini, cartoné 2002

 

Conclusión

 

Una novela indispensable para los amantes de la literatura fantástica. Una obra maestra del género que otorgará al lector unas horas de placentera lectura. El estilo pausado y extremadamente descriptivo de J.R.R. Tolkien llena las páginas de la novela sin el exceso que encontramos en “El Señor de los Anillos”, consiguiendo un efecto formidable.

 

Sin duda, literatura de gran calidad, con personajes bien trabajados, con un carisma tal que han trascendido, como en pocas ocasiones ocurre, a la propia obra que les dio vida. Un ejemplo magistral de cómo la fantasía no se restringe a un público en concreto, sino que anida en todas las sensibilidades. Una obra que se ha consagrado ya como clásico por méritos propios.

 OcioZero · Condiciones de uso