La isla del tesoro

Imagen de Carlos Madrid

Reseña de la novela de piratas de Robert Louis Stevenson

Clásico entre los clásicos de aventuras. Una de mis primeras lecturas ociosas cuando era bastante joven y uno de mis preferidos siendo más maduro. Historia imperecedera que siempre resulta entretenida y de la que se han hecho multitud de versiones tanto literarias como en forma de películas.

 

Empezando por el estilo, una de sus virtudes más destacadas es el ritmo. Intermedio al comienzo, para ir aumentando según avanza, nunca decae. Y lo consigue siguiendo la fórmula de capítulos cortos (entre cinco y diez páginas) que siempre contienen algo de interés, es decir, lo que ocurre casi siempre suele ser tangible. Pese a estar escrita en primera persona, Stevenson huye bastante de la descripción de sentimientos o pensamientos en sí, dejando al lector en la obligación de juzgar, únicamente se dedica a describir situaciones, lo que ayuda al ritmo. Digamos que siempre ocurre algo. Su prosa, sencilla y elegante. Apta para todas las edades. No obstante, en este punto sí que me he chocado alguna vez (no pocas) con el diccionario. La razón es la gran cantidad de términos náuticos, corsarios o relacionados. A aquéllos que no estamos relacionados con dicha terminología sí que nos interrumpirá la lectura en más de una ocasión. Me gustaría recalcar en concreto un recurso que utiliza bastante, y es que a pesar de que la historia esté presentada a modo de autobiografía (desde el punto de vista del joven Jim), Stevenson cree necesario utilizar expresiones tales como “Este hecho supuso que al final sucediera tal cosa (un pequeño comentario acerca del rumbo que va a tomar la historia y su desenlace), como veréis a continuación”. Es decir, revela el final de forma general sin especificar, obviamente, pero sí restándole algo de emoción.

 

Hablando del trasfondo psicológico, Stevenson, sirviéndose de la mayoría de personajes, trata de llegar más lejos en la búsqueda del bien y del mal a través del joven Jim Hawkins, y representando ambas tendencias con los personajes. Especialmente con la ambigüedad del carácter de Long John Silver (o John Silver el Largo). Este recurso marca su obra, la elección moral a la que se ve enfrentado Jim Hawkins a lo largo de toda la historia. Y no sólo este libro, sino la gran mayoría de su colección, un ejemplo muy claro sería el de El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

 

Históricamente la narración se enmarca en el siglo XVIII, no obstante, el autor es reticente a ofrecer un año concreto. Sin embargo, hace referencia a todas aquellas colonias relacionadas con la América de la época. Stevenson recibió mucha influencia familiar con respecto a islas paradisíacas de la zona de California, basándose en éstas, probablemente, para desarrollar el marco geográfico.

 

Autor

 

Robert Louis Stevenson nación en Edimburgo, Escocia, en 1850. Su vida se vio marcada muy tempranamente por la enfermedad, padecía tuberculosis. Realizó varios viajes con el propósito de buscar climas favorables para tratarse. Se licenció en Derecho por la Universidad de Edimburgo, dónde también curso Ingeniería náutica. Falleció en 1894. Entre sus obras más destacadas se encuentran La isla del tesoro (1883), El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886) o La flecha negra (1888). Entre sus influencias podemos encontrar a grandes autores del género de aventuras tales como Walter Scott, Daniel Defoe o Jonathan Swift.

 

Sinopsis

 

Cuando el joven Jim Hawkins encuentra el mapa de una isla desierta en la que ha escondido un tesoro, recurre a influyentes amigos para fletar la Hispaniola y emprender el viaje. Cuenta con su audacia, la experiencia del capitán Smollet y la inteligencia del Dr. Livesey. Pero la tripulación está formada por una banda de filibusteros a las órdenes de John Silver, un verdadero pirata sanguinario que codicia el mismo tesoro.

 

Edición

 

El País Aventuras

Grupo Anaya

 

Conclusión

 

Una obra para disfrutar. Para volver a la juventud y recorrer una vez más los mares de tu imaginación.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195959

Una obra muy interesante de un autor muy interesante. Me pareció sencillamente fascinante, especialmente cómo hilvana las referencias al mundo de la piratería. Mítico el tema de la mancha negra (¡Has usado una página de la Biblia!).

Muy recomendable, efectivamente.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Carlos Madrid
Carlos Madrid
Desconectado
Poblador desde: 03/02/2009
Puntos: 104

- ¿Pero se podrá seguir usando para jurar sobre ella verdad? - ;-)

 Gracias por pasarte Bibliotecario Topo

Si no eres par tampoco le has tenido

que par pudieras ser entre mil pares;

ni puede haberle dónde tú te hallares,

invicto vencedor, jamás vencido.

 OcioZero · Condiciones de uso