Decálogo para editar microrrelatos

Imagen de SAVIODANI

Un artículo sobre esta particular forma de abordar la literatura

1. La extensión de un microrrelato debe abarcar como máximo hasta las 150 o 200 palabras. No hacen falta más, sino es que te estás yendo por las ramas y lo que verdaderamente tienes que tallar es el tronco. Las ramas del árbol son para sujetarse o trepar hacia la esencia, por lo que no hace falta que se vean.

 

La Guerra, Xuan Folguera Martin

Antes de que existiera la muerte, todo era mucho más divertido en el barrio. Nos acuchillábamos unos vecinos a otros, nos suicidábamos colisionando nuestros coches contra las farolas o nos lanzábamos en plancha desde la azotea. Como mucho, perdíamos la inconsciencia durante unas cuantas horas. Al amanecer, siempre sanaban las heridas, se soldaban los huesos y nos levantábamos sin rencor y con paso titubeante, como si únicamente nos hubiéramos despertado de un sueño.

Hace un par de días, unos vecinos le pegaron una pedrada en la cabeza al tío Luis. Al amanecer no se levantó. Tampoco se levantó al día siguiente.

―La guerra ―sentenció una mañana el abuelo.

Todos lo miramos en silencio durante unos segundos, pero enseguida continuamos recogiendo piedras y palos para ir en busca de los vecinos. No sabíamos muy bien lo que era la guerra, pero no estaba bien que los restos del tío Luis continuaran solos en la acera.

Peso: 154 palabras

 

2. El texto debe ante todo sugerir, no contar. Para qué regodearte en una imagen literaria… que sea el lector quién llegue al éxtasis por él mismo. Dicen, que una mujer tapada con una blusa de seda es más erótica y sugerente que si nos muestra desnuda todos sus encantos. Que el desnudo no sea integral…

 

Sin título, Teresa Serván

Los rincones más hermosos de mi casa son los de tu cuerpo cuando la habitas.

Peso: 15 palabras

 

3. Juega con el doble sentido de las palabras. Suele ser un recurso exitoso porque el lector se verá involucrado en tu juego y deberá tomar parte de él. La ironía y el humor también te ayudarán porque, como ocurre con un chiste, hay que pillarlo, no vale con estar ahí sentado de bruces de forma pasiva.

 

Cotidiana, Miguel Gomes

Tras una discusión, coloqué a mi mujer sobre la mesa, la planché y me la vestí. No me sorprendió que resultara muy parecida a un hábito.

Peso: 26 palabras

 

4. Emplea elipsis y fueras de campos (cine) porque si este género destaca por algo es por obviar las cosas. Ten una idea, escríbela y después edítala como se hace en el cine. Enfócala desde diversos puntos de vista y después elige las tomas más adecuadas.

 

Ningún náufrago, Raúl Sánchez Quiles

Hace veinte años que esperaba una señal y una avioneta se estrelló ayer en la isla. Cuando se apagó el fuego pude contar los cuerpos: cuatro hombres. Los senté y les conté mi historia: lo que he comido, donde he dormido, lo que he pasado desde que el yate perdió el mástil.

Hoy la radio aún emite una señal de SOS, por eso, esperanzado, coloqué los cuerpos como estaban, destruí mi cabaña, me afeité y me puse ropa limpia. Quiero dejar de ser un náufrago. Cuando estire la mano y toque la llama, mi cuerpo bañado en queroseno contará la historia de cinco muertos en accidente aéreo. Ni una palabra de un náufrago.

Peso: 113 palabras

 

5. El título es crucial porque sirve para economizar el texto que viene después. Aunque, recuerda que el título no sea demasiado explícito, porque puedes cargarte la gracia del microrrelato. Empléalo como si fuera una parte más, pero piensa que es lo que el lector va a leer primero.

 

Después de la guerra, Alejandro Jodorowski

El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese instante mismo supo que era inmortal, porque la muerte sólo existe en la mirada del otro.

Peso: 38 palabras

 

6. El microrrelato debe contener una historia, una narración de algo. Un microrrelato no es un aforismo o una simple ocurrencia. Se pueden obviar algunas partes de la narración, pero la historia debe estar ahí, con su conflicto.

 

Amor 77, Julio Cortázar

Y después de hacer todo lo que hacen se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.

Peso: 31 palabras

 

7. Las palabras que se escojan para escribir un microrrelato deben ser las justas y necesarias. Al verlo terminado, el texto debe parecerse a una fórmula matemática.

 

Paranoia, Jorge Pardo

Sus tres intentos frustrados de suicidio le provocaron una seria paranoia. La vida lo perseguía implacablemente.

Peso: 16 palabras

 

8. El final es lo más importante, es ahí donde el lector debe recibir la bofetada. Por lo tanto, sitúa al lector y llévalo a tu terreno. Después enséñale el abismo para que sienta vértigo. El lector sabrá que estás ahí para estrecharle la mano. Debe sentir esa complicidad, esa cercanía.

 

Madre, Jorge Gómez Jiménez

Ninguno de los planes con que Piero intentó asesinar a su madre había dado resultado. Otros planes de mayor audacia tenían el problema de que eventualmente la policía podría descubrir al culpable.

Una mañana de invierno Piero terminó de imaginar el plan definitivo. Fue al puente y se lanzó. Su cadáver fue recuperado en la ribera, cien metros hacia abajo, a los dos días.

El plan era perfecto. Una semana más tarde su madre moría de tristeza.

Peso: 77 palabras

 

9. No hace falta ser totalmente coherente, sino creíble. Un elefante puede volar y ser de color amarillo si su historia está bien contada porque las palabras también connotan, no sólo denotan y es ahí donde aparece el bagaje cultural y experimental del lector.

 

Elección de vestuario, Patricia Esteban Erlés

Un día más miré por la ventana para ver si mi vestido de los suicidios combinaba con la luz y los edificios colindantes.

Peso: 23 palabras

 

10. Hay que tener en cuenta que el auge del microrrelato está ligado a nuestra realidad actual de fugacidad, rapidez y estrés, en parte provocada por Internet y las nuevas tecnologías que nos dan acceso a un mundo infinito de posibilidades. Dale un suspiro al lector, que no se agobie en la lectura porque sino pasará a otra cosa. Hay demasiadas cosas que leer y muy poco tiempo.

 

Si un hombre, Iván Olmedo

Si un hombre conociera con exactitud el momento de su muerte y éste estuviera aún muy lejano, conduciría con los ojos cerrados, bebería ácido, se zambulliría en aguas infestadas de tiburones… desafiando a la Naturaleza. Tendría para sí la existencia más fantástica dada a un ser humano, sorprendiéndose cada vez de qué manera el destino salvaría su vida.

Pero… ¿y si lo único que conociera fuese el momento exacto de su muerte? ¿Y nada más?

Peso: 75 palabras

 

Una última cosa…

 

Si quieres empezar a escribir microrrelatos, como todo en la vida, debes empezar desde la base, es decir, leer muchos textos, tanto de escritores clásicos como actuales. No seas impaciente. Éste es un género que precisa mucha práctica.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 194609

Francamente interesante el artículo. Los consejos son muy buenos (especialmente el último) y los ejemplos están muy bien elegidos. Es un estilo de escritura que cada vez me llama más.

Lo único que he echado en falta es algún comentario más sobre la estructura del texto, que creo que es algo de vital importancia en un microrrelato.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Razamanaz
Razamanaz
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1702

Parece cosa baladí la creación de microrrelatos cuando la realidad es bien distinta. Qué interesante artículo, la verdad.

"Me he buscado a mi mismo"

Imagen de tello
tello
Desconectado
Poblador desde: 10/01/2011
Puntos: 2

 quiero qe trate sobre um niño al qe le descubren un cancer avanzado y se va a morir i le qedan 3  ultimos dias de vida

Imagen de tello
tello
Desconectado
Poblador desde: 10/01/2011
Puntos: 2

 pero no se como estructurarlo

ayudarme qe lo tengo qe entregar pronto

Imagen de LCS
LCS
Desconectado
Poblador desde: 11/08/2009
Puntos: 6327

El primero de los microrrelatos me suena un poco.

 OcioZero · Condiciones de uso