Deseando amar

Imagen de palabras

Estimado, Fabián.

Como ves no he tardado en responder, aunque mentiría si te dijera que lo tengo claro. Supongo que estarás al tanto de mi situación. Este barrio tiene mucho de pueblo.

Aunque para evitar malentendidos paso a contártelo: cuando nos conocimos acababa de romper una relación próxima a la boda. Aún hoy no olvido las charlas sobre vivir juntos, y de cuál sería el mejor momento para buscar niño, que de ser varón llamaríamos Alfonso, como mi padre, que en paz descanse. Planes que quedaron en nada. Quizás el no verlo venir contribuyó a que me afectara tanto, que en realidad no pasara nada hasta que pasó, o hasta que me enteré de que pasaba hacía tiempo.

Con la ruptura todo perdió interés, y cualquier comentario, canción, novela por entregas o serial de radio avivaba el dolor y la sensación de vacío. Incluso llegué a atribuirme parte de culpa: «Quizás fui egoísta», pensé, «quizás pude hacer más para que no buscara otros brazos».

Por entonces pasaba los días recluida, alejada de todo, salvo de la cajita de carne de membrillo que con los años llené de las postales que me mandó por mis cumpleaños, las cartas de cuando hizo el servicio militar en Ceuta, fotos nuestras en la Feria de Sevilla y la playa de María Trifulca, alguna que otra entrada del cine de verano, y de rosas, envueltas en papel, y que en su día dejé secar en un libro. Recuerdos a los que me aferré pese a un dolor que empezó a remitir con tu llegada.

No olvido el día en que una voz desconocida anunció en el patio de vecinos el correo, y cómo sin ánimos, una bata y un improvisado moño bajé al escuchar mi nombre. Allí te vi por primera vez, con tu uniforme gris y la cartera de piel al hombro, entregado, sin perder la sonrisa, al “interrogatorio”. Una escena que se me antojó divertida, y que observé hasta que reparaste en mí. Recuerdo tu sonrisa de complicidad, y cómo al marcharse las vecinas me acerqué azorada y te di mi nombre. Sólo quería la carta y marcharme. Cuál no sería mi sorpresa cuando fingiendo confusión me diste el tuyo.

He de confesar que a primera vista no me gustaste, pero esa sonrisa, tu voz, cálida y siempre amable, y la actitud desenfadada, supieron devolverme buena parte de la alegría perdida. Cada vez que recordaba lo ocurrido sonreía como una tonta.

Desde entonces pasaste cada día, pero al no traerme cartas me contentaba con mirarte desde mi ventana. El verte me alegraba, y me ponía nerviosa. ¿Podría ser eso amor? Sólo sé que contigo volvió la necesidad de sentirme querida, de los abrazos y miradas, de los “te quiero” al oído y los besos ciegos. Con todo no sabía si esa necesidad me hacía idealizarte, pero en cualquier caso la duda me alejó del padecer, hasta que éste se quedó en nada. Pasaste a ocupar un lugar en mis pensamientos y sueños, y no podía evitar pensar qué hubiera pasado de conocerte comprometida, y así seguí hasta que me cansé de pensar. Esa tarde me envíe una carta a mí misma, y aprovechando que estaba el fin de semana por medio tomé parte de mis ahorros y di un paseo hasta el centro. Hacía un día demasiado bueno para coger el tranvía.

En la calle Sierpes, en una tienda cercana a la librería “Eulogio de las Heras” compré cuatro metros de piqué fino, y ya en casa, con el disco del Dúo Dinámico de fondo, pasé el fin de semana cosiendo, para que el vestido estuviera listo para un lunes que parecía no llegar nunca. Ese día me levanté temprano, y cuando llamaste ya tenía puesto el vestido, me había hecho ondas en el pelo y un recogido bajo. Esperé tras el último tramo de escaleras, y cuando volviste a pronunciar mi nombre bajé, intentando ocultar mi nerviosismo y timidez. Durante un instante advertí en ti sorpresa y agrado, y eso me dio cierta confianza, aunque se tornó en desconcierto cuando volviste a gritar mi nombre. No olvido cómo, sin aguantar la risa me preguntaste: Disculpe, señorita, ¿sabe si Amalia Domínguez está en casa? A esta hora suele estar en aquella ventana. Una muchacha que suele ir en bata y con un moño. Y tras la subida de colores y las risas me tendiste tres cartas. La primera, la mía, una segunda de mi ex novio, y una tercera con tu nombre. Recuerdo cómo al advertir mi desconcierto cogiste tu carta y la suya y me preguntaste si alguna tenía que ir para atrás. Tal vez en ese mismo instante debí tomar una decisión, pero la verdad es que no pude. Hoy he escrito dos cartas, y sólo leí una de las que me dejaste. Quizás me esté precipitando, quizás en mis circunstancias esté confundiendo emociones y mi decisión no sea la adecuada. No es mi intención dañar a nadie. Debo decirte que ayer quemé, junto con las dos cartas, cuantos recuerdos guardaba en la cajita de carne de membrillo, y si tras lo leído estás dispuesto, me gustaría llenarla contigo.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196110

Muy tierna la carta. Lo que me ha convencido más es el retrato de los personajes. Más forzado me ha sonado la introducción de anécdotas pero ¿quién puede decir cómo escribe la gente sus cartas? Funciona para el relato, que es lo que cuenta.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de palabras
palabras
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4284

Saludetes, compañero.

La verdad es que empezó como una carta un poco mercenaria, ejejeje. Pero acabé cogiendo cierto cariño. Era para una asosiación cultural de por aquí, y visto lo visto en otras convocatorias del palo, busqué algo muy de la tierra y lleno de referencias a la epoca, que bien pudo ser la adolescencia o niñez de alguno de los jueces.

Se ve que gustó algo, al quedar semifinalista entre 276 trabajos o así, pero tras asistir me di cuenta de que me quedé bastante corto con el rollo tradicional y los datos. Y muy muy corto en lo que se refiere a vender la pena.  Visto lo visto quedo más que contento. El año que viene, si se vuelve a convocar, se afinará más la puntería. Ya tengo hasta la idea, solo espero ser capaz de escribirla sin que me de reparo, ejeje.

Un abrazo. Nos leemos.

Imagen de Félix Royo
Félix Royo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 11174

Me encanta como termina con lo de la caja, aunque también me hace gracia imaginarme llamando el cartero al otro ¡membrillo! ¡que eres un membrillo!

El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación ¦

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Parece un relato costumbrista hasta su final, en el que descubres que la emoción no tiene provincia, y por ello acabas dentro de la caja, como un membrillo, enamorado tú también.

Imagen de palabras
palabras
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4284

La verdad es que el final no lo tuve claro hasta el final, ejejejej. Y la verdad es que quedé contento. Lo que empezó como una carta totalmente mercenaria, acabó por encandilarme y se le dió más mimo.

Contento de que te gustará, coleguilla

Imagen de palabras
palabras
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4284

Como comentaba por ahí abajo, Léolo, era para una asociación cultural de la zona, y pensé que el meterle tintes de la tierra caeria en gracia. Contento de saber que te dejara amembrillado.

Para que veas que uno es muy tierno.

 

Por ahí te dejo un par de enlaces por si no las leistes y quedas con ganas de más (a ver si con esto consigo que pujes por mí aunque sea poco)

http://www.ociozero.com/2796/amor-nefando

http://www.ociozero.com/2641/en-verdad-crees-que-me-es-del-todo-ajeno

Nos leemos

Imagen de Asha
Asha
Desconectado
Poblador desde: 15/10/2009
Puntos: 238

A mí me ha gustado mucho, me ha parecido muy dulce...

Todo cabe en lo breve... A.Dumas

Imagen de palabras
palabras
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4284

Me alegra que te gustará, Asha. La idea es que fuera una cosa muy tierna, incluso candida, muy en consonacia con la metalidad de la época. Por cierto, ya aprovecho y te lo digo, por si pasas a releer, quedo con ganas de leer algún texto tuyos. Te leí cosas en el taller, en el reto de empezar todo con una letra. Y si así escribes esos textos, que no harás sin ponerte esas limitaciones.

Nos leemos. Un abrazo.

 

 

Imagen de Asha
Asha
Desconectado
Poblador desde: 15/10/2009
Puntos: 238

¡Muchas gracias palabras!

Pero... no te hagas demasiadas ilusiones, que desgraciadamente escribo mejor todo el texto con la misma letra, que teniendo todo el diccionario del mundo...

 Intentaré colgar algo... Merci.

Todo cabe en lo breve... A.Dumas

Imagen de palabras
palabras
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4284

Pendiente quedo de que lo cuelgues o de que pases un enlace a donde sea si te es más comodo

Imagen de Nachob
Nachob
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2197

Pues a mi me ha gustado, con ese sabor añejo a tiempos pasados e inocencias perdidas y recuperadas a fuerza de esperanza.

Vamos, que crecí con los finales felices, y son mi debilidad. ¡Mueran los zombies, viva los membrillos!

Lo real no tiene porque ser cierto.

 OcioZero · Condiciones de uso