Joaquín y Annette

Imagen de Mauro Alexis

Un relato de Mauro Alexis.

Equilibrio.

Cuando Annette salga completa del edificio, su sensual anatomía absorberá todas las miradas. Sus rizos áureos, meneándose al viento, su mirada de fuego ardiente, sus iris de frescas hierbas, sus labios, sin más artificio que una gesticulación lasciva, la sinuosa oscilación de sus brazos, sus senos, explotando en lujuria y la danza que bailarán sus caderas al compás del caminar, controlarán el movimiento de los ojos de todo hombre, deteniendo el tiempo en un instante, para la contemplación de su cuerpo.

 

Oportunidad.

Se contempla en el indolente cristal, que viene castigándolo a una insufrible disconformidad física. Ha llorado tanto… que cree tener ahora el alma seca. Sabe que son inoportunas las dudas y las lágrimas. Cuidadosamente quita la humedad de sus mejillas. ¡Vehemente desea cambiar! Pero aún siente temor, el gran inhibidor de las decisiones más importantes. Entre tantos motivos que busca para recuperar valor, encuentra un recuerdo que logra abismar al miedo. Rememora mientras mira el espejo y dice finalmente: «Adiós Joaquín.»

 

Anhelo.

El niño jugaba en su patio peinando una muñeca blonda, con anhelo de su belleza y equilibrio. Sus padres se habían ausentado un rato; ahora tendría oportunidad de visitar su habitación para poder divertirse. Curiosamente tenía predilección por el tipo de ropa que su madre vestía; adoraba sentirse envuelto en enaguas y ver en el espejo cómo lucía. Cuando corrió al cuarto de aquellos, dejó caer la muñeca al suelo y se desveló, en la espalda de esta, el nombre que Joaquín había escrito: Annette.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Me ha gustado mucho el microrrelato. Creo que has acertado con la estructura y el tempo. Parece que no estás contando nada y en realidad estás plasmando una vida entera, con su particular drama. Muy buen trabajo.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Victor Mancha
Victor Mancha
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1798

Estupendo micro, Mauro. Me ha gustado mucho la estructura y como gana en una relectura. Enhorabuena.

PD: Eso sí, me ha chocado lo de "blonda". Imagino que es el equivalente a "rubia" que es la palabra que usamos por aquí.

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Nunca antes había leído tantas cosas en tan pocas palabras.

Un microrrelato precioso y original en su planteamiento y estructura.

Mis felicitaciones, Mauro.

Imagen de Nachob
Nachob
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 2197

Un micro perfecto en estructura, ritmo e historia.

Los saltos son tan intensos que descolocan al lector, para luego cuando la historia se revela, impactarle al encajar las piezas y hacerle llegar las intensas emociones que refleja.

Muy bueno, enhorabuena.

Imagen de Mauro Alexis
Mauro Alexis
Desconectado
Poblador desde: 14/02/2009
Puntos: 2085

   Muchas gracias a todos por vuestros amenos comentarios. Resulta muy satisfactorio saber que han surtido efecto la estructura y la trama de un cuento. Todo fue hecho con detallismo. El relato tiene exactamente 250 palabras (ya que nació de un reto del foro de literatura, en el que solemos estipular la extensión aproximada de las obras a concursar). Además las tres partes y las enálages, y su orden fueron hechos con artesanía, como se dice. Agradezco y me pone contento el que os hayáis dado cuenta de ello, quiere decir que no estaba mal al fin de cuentas.

   Con respecto a lo de «blonda», Víctor, pues aquí también decimos «rubia». Pero resulta que al escribir el micro (y tal vez por su carácter poético)me surgió aquella palabra, en vez de esta, y como no me pareció que desentonara con el contexto... quedó XD

   Saludos.

"Habla de tu aldea y serás universal."

 

 OcioZero · Condiciones de uso