El niño que bailaba bajo la luna

Imagen de Canijo

Reseña del cuento ilustrado de Juan Ángel Laguna Edroso, primera publicación de la editorial Nuevos Soportes Gráficos.  

 

Ecos de Poe, sombras de Dunsany y brillos de Lovecraft, efluvios góticos preñados de leyenda y misterio en un cuento ambientado en el Aragón pirenaico de brujas, lobos, gatos negros y vetustos cementerios. Eso es lo que se nos ofrece con esta primera publicación de la editorial Nuevos Soportes Gráficos, primera del mundo en editar en un soporte plástico impermeable, con una resistencia al tiempo y al uso muy superior a su homólogo de celulosa y que no necesita de la tala de árboles para conseguir su materia prima.

 

Enmarcada dentro de las actividades creativas del grupo Cambium, esta obra supone una fuerte apuesta, además de por el novedoso soporte, por su edición bilingüe, con traducción al francés de Eléonore Jacquiau-Chamska, y también por la profusión de ilustraciones intercaladas, obra de Jean Gilbert Capietto, que le dan al conjunto una presentación excepcional.

 

Así pues, vamos con la reseña de esta obra del señor Edroso, o Kachi, o Akhul, según el puerto en el que hayas tenido el honor de cruzarte con él.

 

Autor

 

Juan Ángel Laguna Edroso (Zaragoza, 1979).- Ingeniero químico, inventor del libro de plástico, esgrimista y escritor, actualmente vive en Metz, desde donde dirije la web OcioZero.com y como traductor freelance. Es miembro de Nocte, del Círculo de Escritores Errantes, de la Asociación Aragonesa de Escritores, en cuya revista, Criaturas Saturnianas, ha colaborado, y editor de la revista digital La biblioteca fosca y de la antología periódica Calabazas en el Trastero.

 

Ha publicado la novela “Cain encadenado” (Editorial Premura, 2000) y en versión bilingüe francoespañola “El niño que bailaba bajo la luna” (Nuevos Soportes Gráficos, 2005) con ilustraciones de Jean Gilbert Capietto. Su novela “Lección de miedo” quedó finalista del concurso “Psycho-tau” en el año 2002 y su antología "Pesadillas de un niño que no duerme" del V Concurso de novela corta Rejadorada en el año 2008.

 

También ha publicado numerosos relatos en antologías y revistas. En su página web, www.abadiaespectral.com, se recoge más información sobre sus proyectos actuales, sus premios literarios y sus publicaciones en Internet.

 

Sinopsis

 

Bajo la luna llena, un niño rubio como un querubín, pálido como la reina de la noche, se dispone a perpetrar una de sus travesuras: la visita al vetusto cementerio de la localidad. Así, acompañado por los ruidos y las presencias nocturnas, abrigado por la atmósfera del más clásico terror gótico, se desarrolla este cuento del niño que bailaba bajo la luna y la tormenta, entre los aullidos de los lobos y las lápidas del cementerio, sin saber por qué sentía esa atracción irrefrenable por el astro nocturno…

 

Edición

 

El Niño que Bailaba bajo la Luna/L´enfant qui Dansait pour la Lune, ediciones Nuevos Soportes Gráficos − Grupo Cambium.

Formato especial, tamaño 22x22 cm, fabricado en papel plástico; tapa blanda, 55 páginas con ilustraciones en blanco y negro de Jean Gilbert Capietto y traducción al francés de Eléonore Jacquiau-Chamska.

ISBN: 84 93429 201

Libro de plástico.

 

Conclusión

 

¿Qué hay más agradable que leer a media luz una de esas historias donde la atmósfera nos puede y nos lleva a los más oscuros rincones de la imaginación? ¿Qué mejor que dejarse seducir por la leyenda en lugar del suceso, por el terror que se susurra y no por el que se grita, por el buen gusto más allá sorpresas y otros recursos efectistas?

 

Desde el inicio de la lectura uno se siente sumergido en esa magia de la que tan buen uso hacían clásicos como Poe, Lovecraft y Dunsany, fuentes de las que sin duda ha bebido el autor. Con una prosa rica, cuidada, generosa en reminiscencias líricas, se desarrolla una historia donde todo se insinúa aunque nada se dice, haciendo partícipe de la historia al lector, que de entre las bellas imágenes que se presentan ante su imaginación, de entre las menciones y los recuerdos, ha de llegar por sí mismo a ese fondo de terror que subyace oculto en los buenos cuentos de misterio.

 

El juego de iconos con el que se arma la historia: los cuervos portadores de mal agüero, los lobos que rinden pleitesía a la luna con su coro de aullidos, las brujas de leyenda, los gatos negros que guardan oscuros secretos tras el iridiscente brillo de sus ojos, son los viejos conocidos que nos acercan la historia al recuerdo, a las clásicas historias que, de pequeños, nos regalaron esa primera punzada en el estómago, ese primer escalofrío que tan agradable resultaba al calor de la familia.

 

También cabe mencionar aquí el gran trabajo que el artista gráfico Jean Gilbert Capietto ha realizado para la obra, bellas creaciones en blanco y negro que hacen de éste un verdadero cuento ilustrado y no “con ilustraciones”, en el que la palabra y la personalidad del que la firma tienen perfecta réplica en las también personales ilustraciones; a veces sutiles, como hojas que caen en la noche, otras rotundas y majestuosas como el oscuro cementerio, para el cual se tomó como modelo el de Père Lachaise.

 

En definitiva, un gran despliegue de talento para sacar adelante lo que hace no tanto tiempo era sólo una ilusión.

 

er Caniho” 

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Gracias, compañero. Una reseña extremadamente amable que, en cualquier caso, se agradece. Creo que Jean hizo una magnífica labor de ilustración, y la traducción de Eleonore fue sin duda un gran valor añadido. Muchas gracias, pisha.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Canijo
Canijo
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 4573

 

Imagen de Hambleto
Hambleto
Desconectado
Poblador desde: 21/04/2009
Puntos: 807

Muy interesante su versión bilingüe, del cuento. Francamente cuando Akhul nos mostró en Ociojoven sus escritos, vaya, nunca había leído (en Ociojoven) semejante capacidad narrativa y creativa. El "Barón", es sorprendente también...nunca me ha gustado dar "suerte", porque es el talento el que determina el exito de una obra. Así que en vez de suerte, espero que haya "ojos" lectores.

Saludos.

 

"El mundo se ha desquiciado, ¡vaya faena, haber nacido yo para remediarlo!"

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196415

Muchas gracias, compañero. Creo que hemos tenido la suerte de juntarnos unos cuantos por estas webs que nos ha permitido ir aprendiendo unos de otros. Un privilegio, vaya.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Espacio patrocinado por

Nocte - Asociación Española de Escritores de Terror

http://www.nocte.es/

 OcioZero · Condiciones de uso