El digital aporrea a mi puerta

Imagen de Edit-ando

Es una de las conclusiones impepinables que saqué de la gira de presentación de Pesadillas de un niño que no duerme.

 

Llevo días sin conseguir decidir por dónde empezar a hablar de las numerosas experiencias que se te acumulan cuando te vas a presentar un libro. Al final, me he decidido por esta porque creo que es la de más actualidad y la de mayor interés general: el formato digital ya está aquí, y no va a largarse.

He de empezar por aclarar que tuve la “brillante” idea de hacer la ronda de presentaciones a final de mes, lo que tiene unas consecuencias económicas en los hogares comunes que no hace falta que explique, supongo. Lo cierto es que no tengo mucha maniobrabilidad en este tema, por aquello de la familia numerosa y residir en Francia, y había que cuadrar el calendario con el Liter. Además, al final, tampoco sé si hubiera cambiado mucho la cosa. Lo que sí tengo bien claro es que no están las economías para muchos dispendios.

Aunque tuve la inmensa fortuna de contar con público más que suficiente en todas las presentaciones, me temo que se debió más a la buena voluntad de colegas, amigos y familiares que a que nos encontremos en un momento particularmente propicio para gastarse 15 euros en un libro. La tónica común fue que los que vinieron y compraron Pesadillas de un niño que no duerme fueron la excepción. El resto... el que tenía trabajo (y cabe esperar, dinero) no podía salir a tiempo de este porque estamos en una época en la que atan corto a todo el mundo (y encima hay que estar agradecido) y el que tenía tiempo para venir, no tenía trabajo ni, por lo tanto, dinero de sobra. La crisis es una realidad palpable y el mercado del libro se tenía que ver, a la fuerza, afectado.

Por suerte, al menos pudimos disfrutar de la compañía, que no es poco, e incluso traficar algo con libros (te cambio mi antología por tu novela y esas cosas). Y, como ya adelantaba en el título de la entrada, se habló mucho del digital. O mejor dicho, se preguntó mucho por las versiones digitales de los libros. Cuándo saldrán, qué precio tendrán, para qué soportes estarán disponibles, etc. El formato ya se ha aceptado. Ya no es la novedad el tener un lector de eBooks. La novedad, la funesta novedad de los últimos tiempos, es que comienza a resultar ilógico pagar X veces más por unos cuantos gramos de papel de mejor o peor calidad.

Confieso que me sentí absurdo en más de un momento paseando la mochila cargada de libros para arriba y para abajo, de ciudad y en ciudad. Mi sueño es dedicarme a ser escritor, a escribir historias, vaya. Lo de vender libros y hacer presentaciones no me disgusta porque, como atestiguarán los que me vieron hacer malabarismos con naranjas, cualquier momento es bueno para hacer un poco el melón en un bar. Pero ¿mula de carga?

Durante la propia gira, Marc R. Soto me enseñó un programa que permitía firmar en libros digitales. Hace unos días, recibía mi ejemplar dedicado por Santiago Eximeno de Gas Mask. En digital. Sigo siendo un apasionado de las ediciones en papel, de las pulp, de las de bolsillo y de las de hermosas tapas duras. Pero, como autor, ya no me importa tanto el verme en papel. Casi me resulta hasta frívolo que esa sea la edición principal cuando ves que a tu alrededor las están pasando canutas en el aspecto económico. Y lo digo después de haber pedido específicamente a 23 Escalones, que fueron pioneros en el digital, que mi antología tuviera versión en papel. Me temo que la realidad nos está quitando inercias y viejas costumbres por la vía dura.

Y es que leer debería de estar al alcance de todos y la edición digital debería poder favorecer esto.

Hay muchas incógnitas en el aire, qué duda cabe. Sería absurdo no contar con ellas cuando hay incógnitas muy graves en todos los ámbitos. Pero también hay unas cuantas cosas que no podemos soslayar: en un escenario de crisis como el que vivimos, tiene aún menos sentido del que ya tenía el estar moviendo masas de celulosa de un lado a otro. Hay que ajustar tiradas, estudiar alternativas, cambiar nuestra mentalidad. Cae por su propio peso. Aunque a veces estuviéramos tan dentro de nuestros sueños que nos costase verlo.

Imagen de eximeno
eximeno
Desconectado
Poblador desde: 26/01/2009
Puntos: 1089

No descartes el papel, seguro que volverás a publicar en formato físico, pero veo más que interesante que empieces a disfrutar de las bondades de la publicación digital. Yo ahora mismo soy consciente del poco interés que genera mi obra para muchas editoriales, ya que me centro en el relato y en la ficción mínima -y seguro que hay más peros, claro-, y sin embargo en formato digital el riesgo es menor y más asumible.

Al fin y al cabo se trata de llegar al lector, y si el lector disfruta del formato digital, ¿por qué no?

www.eximeno.com

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

eximeno dijo:

No descartes el papel, seguro que volverás a publicar en formato físico, pero veo más que interesante que empieces a disfrutar de las bondades de la publicación digital. Yo ahora mismo soy consciente del poco interés que genera mi obra para muchas editoriales, ya que me centro en el relato y en la ficción mínima -y seguro que hay más peros, claro-, y sin embargo en formato digital el riesgo es menor y más asumible.

Al fin y al cabo se trata de llegar al lector, y si el lector disfruta del formato digital, ¿por qué no?

Muy de acuerdo. De hecho, tampoco descarto el papel. Me gustan los libros en papel. Pero me pasa como con la carne. Antes comía, por costumbre, una exageración, todos los días varias veces. Creo que conviene algo de mesura. Con la fabricación de libros igual: molan los libros, pero esa inercia del mercado de copar las librerías para obtener ventas por la fuerza del número, abaratar costes sacando libros a granel, ha sido un dislate. Lo creo como autor y como editor.

Con el formato digital tengo una relación muy rara. Mi primera novela la publiqué en exclusiva en digital en el 99, cuando mucha gente no tenía ni conexión a Internet en casa. Supongo que por eso terminé también un poco escaldado. Reconozco que me he ido reconciliando con el tema con iniciativas como Nanoediciones, la llegada del formato ePub, el Cruciforme (su sombra es alargada)...

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Lady Ovejita
Lady Ovejita
Desconectado
Poblador desde: 17/04/2011
Puntos: 136

Poca gente ha renegado del e-book como yo, y aquí me tenéis, con el kindle en la mesilla de noche. Es lógico que nos entristezca decirle adiós al papel, ni siquiera somos nativos digitales, pero hay que saber reconocer que casi todo son ventajas. Todavía recuerdo la última mudanza que hice, con mi padre ayudándome a cargar cajas llenas de libros, calladito el pobre sin quejarse, pero mirándome como diciendo: "Pero hija, ¿de verdad te has leído todo esto?" Y ahora tengo la suerte de vivir en una ciudad pequeña y barata en la que me puedo permitir una casa con trastero. En los tiempos que corren dentro de tres días me toca volver a mudarme y a lo peor no tengo donde meter tanto libro. Y eso por no hablar del complejo de mula de carga. El lector electrónico no abulta nada y pesa menos, mientras que los tradicionales de tapa dura eran realmente engorrosos.

Contras tiene, claro que sí, pero creo que todo depende de cómo se enfoque. El gran problema que veo es el del pirateo, pero eso es algo con lo que las editoriales tendrán que aprender a lidiar. Yo confío en que afecte más a las grandes que a las pequeñas, igual que ha pasado con la música.  No quiero ni pensar en cuánta gente se habrá descargado ilegalmente el último premio Planeta. Tampoco creo que les vaya a venir de ahí, como decía mi abuela.

Nos va a costar cambiar el chip, pero habrá que hacerlo. El libro digital abaratará costes, reducirá tiempos de espera y se supone que democratizará un poc el panorama. ¿Que no me lo pueden dedicar, o que me tendré que descargar no sé que programa para hacerlo? Mala suerte. Lo de firmar libros es como lo de firmar autógrafos. Era la excusa para acercarse al escritor de turno. Ahora la gente se hace una foro con el I-phone y va que chuta. Lo que sí me da penilla es lo de regalar un libro y no poder dedicarlo de puño y letra. Todo se andará. Igual ya está andado y yo con estos pelos.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 196895

Muchas gracias por el comentario, compañera. Sobre las mudanzas... llevo ya varias y alguna internacional. Lo mío tiene delito. Sobre esto:

Lady Ovejita dijo:
El gran problema que veo es el del pirateo, pero eso es algo con lo que las editoriales tendrán que aprender a lidiar.

Confieso que he recortado el artículo porque ya se me iba mucho de páginas. En el siguiente hablaré de este asunto, que tiene su complejidad también.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Lady Ovejita
Lady Ovejita
Desconectado
Poblador desde: 17/04/2011
Puntos: 136

Poca gente ha renegado del e-book como yo, y aquí me tenéis, con el kindle en la mesilla de noche. Es lógico que nos entristezca decirle adiós al papel, ni siquiera somos nativos digitales, pero hay que saber reconocer que casi todo son ventajas. Todavía recuerdo la última mudanza que hice, con mi padre ayudándome a cargar cajas llenas de libros, calladito el pobre sin quejarse, pero mirándome como diciendo: "Pero hija, ¿de verdad te has leído todo esto?" Y ahora tengo la suerte de vivir en una ciudad pequeña y barata en la que me puedo permitir una casa con trastero. En los tiempos que corren dentro de tres días me toca volver a mudarme y a lo peor no tengo donde meter tanto libro. Y eso por no hablar del complejo de mula de carga. El lector electrónico no abulta nada y pesa menos, mientras que los tradicionales de tapa dura eran realmente engorrosos.

Contras tiene, claro que sí, pero creo que todo depende de cómo se enfoque. El gran problema que veo es el del pirateo, pero eso es algo con lo que las editoriales tendrán que aprender a lidiar. Yo confío en que afecte más a las grandes que a las pequeñas, igual que ha pasado con la música.  No quiero ni pensar en cuánta gente se habrá descargado ilegalmente el último premio Planeta. Tampoco creo que les vaya a venir de ahí, como decía mi abuela.

Nos va a costar cambiar el chip, pero habrá que hacerlo. El libro digital abaratará costes, reducirá tiempos de espera y se supone que democratizará un poco el panorama. ¿Que no me lo pueden dedicar, o que me tendré que descargar no sé que programa para hacerlo? Mala suerte. Lo de firmar libros es como lo de firmar autógrafos. Era la excusa para acercarse al escritor de turno. Ahora la gente se hace una foro con el I-phone y va que chuta. Lo que sí me da penilla es lo de regalar un libro y no poder dedicarlo de puño y letra. Todo se andará. Igual ya está andado y yo con estos pelos.

 OcioZero · Condiciones de uso