Siete consejos para presentar relatos a concursos

Imagen de Edit-ando

Vamos a establecer unos mínimos que, pongo la mano en el fuego, ayudan a obtener resultados tangibles

No me he basado para esta entrada en ningún estudio estadístico ni tampoco voy a descubrir la rueda a nadie. Me voy a limitar a enumerar una serie de puntos que, aunque parezca mentira, se olvidan sistemáticamente por una buena parte de los participantes de todo tipo de concursos. A menos, claro, que mi experiencia se haya visto mediatizada por una aberración probabilista de primer orden. Después de leerme cada año más de trescientos relatos enviados a convocatorias varias y de haber conseguido cosechar algunos éxitos por mi propio lado (podéis mirarlos, si tenéis curiosidad, en www.abadiaespectral.com), creo que me puedo permitir correr el riesgo.

Antes de ponernos en harina, voy a comenzar por señalar dos cosas, una indispensable y otra accesoria:

-Es muy importante leerse las bases de las convocatorias. En ellas, por lo general, la organización ya explica el 99% de los supuestos del concurso, incluidos aspectos sobre cómo presentar los originales.

-Es conveniente poner nombres relevantes a los archivos. Esto, por lo general, no va a suponer un problema a la hora de resultar galardonado (aunque me remito al punto anterior: hay concursos en los que te descalifican directamente si no has dado el nombre de archivo adecuado a tu obra), pero puede facilitar mucho la gestión a la organización y, de paso, evitar extravíos y contratiempos.

Por lo general, llamar al archivo como al relato es una buena idea (y siempre lo es poner el título en el propio relato también). Por el contrario, nombres como "Concurso" o "Relato 6" o, en el caso del Calabazas en el Trastero, "Calabazas 1" solo sirven para aumentar el caos. ¿Aporta alguna información un nombre así para el receptor? ¿Ayudará a encontrarlo entre otros si se extravía el archivo? No. Rotundamente no. Lo que sirve para tener organizado nuestro propio disco duro no necesariamente va a ser útil, ni siquiera conveniente, para quienes gestionan el concurso. No empecemos por soliviantarlos, por si acaso.

Y ahora pasemos a los consejos en sí, de lo más cantoso a lo más discreto.

1. Cuida la presentación. Aunque parezca una tontería, no lo es. Ni mucho menos. Un texto desordenado y con problemas de legibilidad transmite desinterés a quienes lo leen. Nada predispone peor a un juez que tener que modificar el formato de una obra antes de leerla. Si ya no puede modificarlo y tiene que leérselo en crudo ni te cuento...

Tampoco hay que agobiarse: basta con elegir una tipografía sencilla, un tamaño de letra razonable, cuidar la separación de párrafos y no dejarse llevar por las fantasías. Si no se indica nada en las bases, la configuración por defecto de los procesadores de textos (por lo general, Times New Roman 12) es una baza segura, entre otras cosas porque se reducen las posibilidades de incompatibilidad de formatos (no todo el mundo usa Word).

Sobre todo, hay que evitar toda maquetación superflua: usar colorines que no vengan a cuento, elegir tipografías extrañas (que muy posiblemente no tendrán todos los jueces instaladas), tamaños de letra inferiores a 10 puntos o superiores a 14 puntos, etc. son prácticas, por lo menos, arriesgadas.

Mención aparte merecen los guiones de diálogo: las listas de guiones autogeneradas por word no marcan diálogos. Constituyen, de hecho, un error ortotipográfico: los guiones de apertura de los diálogos van pegados a la primera palabra y son largos, como señala la RAE. Estas listas dan una impresión lamentable.

2. Cuida la ortografía y la gramática. Aunque suene crudo decirlo así, cuando tienes que lidiar con más de cien textos antes de una fecha determinada no tienes tiempo para perderlo con quien no sabe escribir. A medida que en la lectura acumulas faltas de ortografía y patadas al diccionario pierdes la fe en el autor y en su obra. Por eso es importante revisar el texto todo lo posible y, si está en tu mano, pedirle a alguien que lo relea y, en caso de encontrar faltas de ortografía, que te enseñe cuáles son. Es vital aprender de los errores y desterrarlos. A la larga ganarás mucho tiempo.

No niego que a todos se nos cuelan gazapos, algunas veces de tal calibre que nos sonrojamos al verlos. Pero que sea natural que se me escape un Mayorca (sic) porque escribo con un bebé en brazos no me va a librar de que el jurado de turno le dé una patada a mi relato o que, simplemente, mire con mejores ojos a otro autor que no haya cometido un desliz equivalente.

Los errores recurrentes, sobre todo los gramaticales, pesan como losas a los relatos.

3. Ojo con el vocabulario. Usa las palabras que conozcas de verdad y en el momento adecuado. Una de las cosas que más chirrían son los textos engolados en los que pillas en falta al autor. Poner vocabulario porque te suena bien puede ser el modo más eficaz de cavar tu propia tumba: te puedes cargar de un plumazo toda la credibilidad de tu texto. No te cortes a la hora de consultar el diccionario. El de la RAE es gratis y muy completo: www.rae.es

4. Mucho ojo con los diálogos. Es uno de los puntos en los que con más frecuencia se les ve las costuras a los relatos. Piensa muy bien cómo hablarían tus personajes. No es lo mismo un estibador porturario que un profesor de universidad y, sobre todo, que tú digas algo no quiere decir que tus personajes suenen creíbles cuando lo dicen. Luego, una vez hayas optado por un registro, mantenlo: si usas un tratamiento de cortesía, mantenlo durante todo el relato o justifica el cambio.

Igualmente, piensa qué es lo que dirían cabalmente tus personajes. Se puede meter información en los diálogos, por supuesto, pero tiene que ser creíble que la compartan así. Llegan muchos relatos a los concursos donde los personajes no hablan entre ellos, sino de cara al lector, y eso les da un aspecto acartonado de serie B que canta a la legua.

Leer los diálogos en voz alta, incluso con algún voluntario, puede ser de gran ayuda para ver si suenan artificiosos o no. Los diálogos son de los puntos más delicados de los relatos: nunca los uses como relleno.

5. Elije con cuidado la voz. Dedica un momento de reflexión al tono antes de ponerte a escribir. Es importante que lo interiorices bien y que sea tan coherente como la propia historia que cuentas. No es lo mismo narrar en primera que en tercera persona. No es lo mismo narrar en presente que en pasado. Si tu relato no tiene una forma adecuada para la historia que cuenta, su verosimilitud se verá comprometida. A la convocatoria de Horror cósmico de Calabazas en el Trastero han llegado muchos relatos escritos por supuestos personajes desquiciados que no transmiten en absoluto ni la angustia, ni la desesperación, ni la locura que, según ellos, asola al narrador. En estos casos más valdría haber optado por una narración en tercera persona.

6. Vigila la estructura. Cada frase de un relato tiene que ser como un disparo certero: no debe sobrarle ni faltarle ni una palabra y debe conducir la historia hacia el final adecuado. Esto no tiene nada que ver con el amor por la descripción o con despojar la prosa de adornos, sino con la estructura total, con la intencionalidad. Al jurado tienes que transmitirle que sabes a dónde estás llevando al lector, a dónde conduce tu narración. Si el jurado tiene la impresión de que el texto está desordenado, que se desarrolla de un modo errático, que divaga para aumentar la extensión o cualquier otra cosa similar, irá perdiendo la fe en la valía de tu obra. Y eso solo conduce a un resultado: su descarte.

7. Piensa en lo que ofrece tu historia. No es lo mismo que tu obra sea leída por un jurado de cara a evaluarla que por alguien que ya conoce tu trabajo y simplemente desea disfrutar del mismo. Al primero tienes que convencerlo de que tu relato merece la pena en el marco de la convocatoria y por encima de sus rivales, y el primer paso es que tú mismo sepas cuál es ese elemento que lo hace tan especial.

No se trata de pretender ser original a toda costa, sino de plantear la historia de modo que realce ese valor único. Puede ser un aspecto formal o un giro de la trama, una idea novedosa o una ejecución magistral de los tópicos de un género. Eso es cosa tuya, aunque no hay que perder de vista que lo último que quiere un jurado es más de lo mismo. Por eso, cuando empiece a catar tu trabajo entre las docenas que tendrá por delante es importante que perciba lo antes posible que tienes el timón bien sujeto, que sabes a dónde vas y, sobre todo, que ese punto final va a merecer la pena.

Mandar relatos a diestro y siniestro para ver si suena la flauta es una estrategia como cualquier otra. De hecho, si se cumplen ciertos mínimos (es un mito infundado que se premian obras que no se adecúan al tema o que no respetan la extensión solo por lo buenas que son), se pueden incluso obtener resultados. Pero, francamente, si el autor analiza con atención lo que presenta a concurso se pierde menos tiempo. Tanto él como los miembros del jurado.

Imagen de Aldous Jander
Aldous Jander
Desconectado
Poblador desde: 05/05/2011
Puntos: 2167

Todos los puntos son esenciales, pero el séptimo me ha parecido el más importante. Más que nada porque no siempre pensamos en lo importante que es que tu relato se distinga sobre los demás, que resalte sobre la pila de manuscritos. Y, como dices, creo que eso solo se consigue elaborando con cuidado "ese elemento que lo hace tan especial".

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

Todos los puntos me parecen acertados... Y difíciles de seguir. A menudo se cuela un gazapo, un párrafo que, en la relectura,  suena raro, una línea de diálogo que se habría redactado de otra forma, o incluso te puedes dar cuenta de que otro tono narrativo habría funcionado mejor. Salvo Scarlet Johanson, nadie es perfecto. Eso sí, teniendo en cuenta todos los puntos, que como digo me parecen fundamentales, cuantos menos errores de ese tipo se cuelen, desde luego que es mejor.

En la sección de egocentrismo añado que  en los dos cuentos que hay míos en el Historias Asombrosas de Sci-fi World, ahora mismo en la red, aparte de algún otro gambazo que pueda habérseme colado, hay en cada cual uno de los errores que citas. Es cierto que, en ese caso, espero, estaban justificados por contexto (al menos según  el tío que los hizo). En "Invictus" uso una tipografía rara para poner una palabra extraterrestre sin traducción; en "Hasta que mis ojos sean incapaces de sostener la mirada del abismo", como el título era un pelín largo, llamé al archivo "Espronceda" y ha sido considerado como título oficial. Además, soy muy de pijaditas, como cursivas o asteriscos entre párrafos, que no siempre se quedan en la versión impresa.

Pero vamos, son usos muy concretos en casos excepcionales, como si se mete la carta de un chaval en un relato, llena de faltas de ortografia, con un sentido y una intención.

También de acuerdo con Aldux en que, quizá, lo más dificil sea el factor diferencial.

Ferrum ferro acuitur

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Crocop dijo:
En "Invictus" uso una tipografía rara para poner una palabra extraterrestre sin traducción; en "Hasta que mis ojos sean incapaces de sostener la mirada del abismo", como el título era un pelín largo, llamé al archivo "Espronceda" y ha sido considerado como título oficial. Además, soy muy de pijaditas, como cursivas o asteriscos entre párrafos, que no siempre se quedan en la versión impresa.

Bueno, lo de las tipografías raras, si tiene su razón de ser, no es un problema. De hecho, hay autores que saben sacarles mucho jugo. En Horror cósmico, de hecho, nos hemos encontrado con más de un juego tipográfico que valía la pena. Eso sí, ojo con la legibilidad.

En cuanto a los nombres de archivo, es solo un llamamiento a tener piedad de los organizadores

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de claudioalejandro
claudioalejandro
Desconectado
Poblador desde: 30/01/2009
Puntos: 74

Me parecen muy acertados todos los consejos, Pata. De hecho, yo tengo en cuenta algunos como máximas inexorables. El de la ortografía, por ejemplo. Me pone muy mal encontrarme con errores, así que intento escribir todo, incluso los SMS, de manera correcta. No hay nada mejor que la práctica para evitarlos. Y sí, también pienso que son definitivos a la hora de elegir un ganador en un concurso. Alguna vez, en un cuento mío que resultó finalista, se me escapó "mucho hambre", y hasta ahora creo que me habría ido mejor si corregía a tiempo el error. 

También me gustaría añadir como consejo el "dejar reposar los relatos". Que pase el tiempo y, si es posible, que nos olvidemos de qué va la cosa. Que los leamos como si fuera de otro autor. Eso hace mucho efecto en la corrección final y ayuda a limpiar todo lo que suena mal. Al menos a mí me ha funcionado (siempre que no ande corriendo atrás del cierre del concurso). Tengo relatos que de tan reposados y corregidos han mutado (para bien) en otra cosa. Un ejemplo que recuerdo ahora es Narae, mi relato finalista del concurso Ociojoven, que nació como cuento corto y fracasó en un certamen, descansó seis meses y, tras otra corrección, peleó y cayó una vez más; y luego, tras la mutación definitiva unos meses después, alcanzó las finales mencionadas... Y es hoy que si lo releo quiero echarle mano y corregirlo aún más. Es una buena práctica, supongo, aunque admito que es tediosa.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

claudioalejandro dijo:

También me gustaría añadir como consejo el "dejar reposar los relatos". Que pase el tiempo y, si es posible, que nos olvidemos de qué va la cosa. Que los leamos como si fuera de otro autor.

Suscribo el consejo totalmente. Muchas veces estamos tan dentro de una historia que no somos capaces de verla con perspectiva. Si podemos darle espacio para luego mirarla con otros ojos, puede ser francamente útil.

Saludos, Claudio.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

También vendría bien un artículo sobre cómo, una vez ganados, cobrar los concursos organizados por ayuntamientos y administraciones varias.

Otro capítulo igual o más complicado.

Ferrum ferro acuitur

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Crocop dijo:

También vendría bien un artículo sobre cómo, una vez ganados, cobrar los concursos organizados por ayuntamientos y administraciones varias.

Ahí me pillas en renuncio, porque la única vez que gané un premio en metálico, no tuve ningún problema en cobrarlo. Tampoco he tenido problemas con los que eran en "especies", ni con los pequeños (lotes de libros y cosas así) ni con los grandes (una vez gané un fin de semana en una casa rural y fueron ultraamables).

Eso sí: te brindo la columna si algún día nos quieres contar la experiencia con detalles.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Crocop
Crocop
Desconectado
Poblador desde: 16/05/2011
Puntos: 1731

No lo digas dos veces, que estoy pensándome si mandar una carta abierta a los portales del género contando el kafkiano proceso sin detalles burrocráticos aburridos de por medio. Todo depende de cómo se resuelva, menuda mañanita llevo con eso.

En un caso concreto. Sólo en uno. 

En los otros que los jueces han tenido a bien darme, no he tenido ningún problema, que conste. Al contrario, hasta ahora todos habían sido un ejemplo de gente maja, bien organizada y profesional o, mejor, "amateur" en el buen sentido, en el de amar lo que hacen y cuidarlo.

Edito:

Finalmente, tengo que decir que en todos los casos, los organizadores de los concursos en los que he participado han resultado ser gente agradable, bien organizada,  profesional, dispuesta a ayudar y resolver problemas, que, en el caso al que me refería, antes, eran ajenos a su voluntad y gestión. Así que sin excepción alguna.

Ferrum ferro acuitur

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

Me alegra oírlo.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de El Archivista
El Archivista
Desconectado
Poblador desde: 20/08/2012
Puntos: 1

Una lista muy completa. Aunque muchos de estos puntos puedan parecer demasiado simples, luego me temo que en realidad no lo son tanto y que la mayor parte de los escritores no los aplican. Yo personalmente añadiría a la lista el tener en cuenta a que tipo de certamen te presentas, punto que quizás se podría integrar en el apartado siete, pero que creo que merece su propio espacio. Por más que presentes una obra maestra, si intuyes que el jurado tiene una mentalidad determinada (por coservadora, progresista o por determinados tabúes) es mejor que evites ciertos temas o estilos (desde luego esto tiene su punto de riesgo pues las previsiones pueden estar equivocadas).

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 197120

El Archivista dijo:

Una lista muy completa. Aunque muchos de estos puntos puedan parecer demasiado simples, luego me temo que en realidad no lo son tanto y que la mayor parte de los escritores no los aplican. Yo personalmente añadiría a la lista el tener en cuenta a que tipo de certamen te presentas, punto que quizás se podría integrar en el apartado siete, pero que creo que merece su propio espacio. Por más que presentes una obra maestra, si intuyes que el jurado tiene una mentalidad determinada (por coservadora, progresista o por determinados tabúes) es mejor que evites ciertos temas o estilos (desde luego esto tiene su punto de riesgo pues las previsiones pueden estar equivocadas).

Muy cierto, sobre todo en el caso de concursos temáticos, como el Calabazas en el Trastero, donde nos ha llegado de todo. Y ya no me refiero a que no encajase en el tema de la convocatoria, sino que no tuviera nada que ver con el terror, el fosco o la fantasía oscura.

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

 OcioZero · Condiciones de uso