Nudos de cereza

Imagen de Patapalo

Reseña de la novela de Ignacio Cid Hermoso publicada por Punto en Boca

En su anterior y primera novela, El osito cochambre, Ignacio Cid Hermoso había demostrado hasta qué punto era capaz no ya solo de dominar los sentimientos de los personajes, sino de transmitirlos al lector sin que perdieran un ápice de su fuerza. Ahora, con Nudos de cereza, se libera de la tramoya y arma una historia en apariencia más sencilla pero de una intensidad asombrosa y de un mayor calado emocional.

Nudos de cereza - Ignacio Cid Hermoso - Punto en bocaNudos de cereza es un texto cargado de una inesperada nostalgia en alguien tan joven. Estructurado como una caja de recuerdos de la que se van extrayendo pasajes hasta formar una memoria completa, es un libro que va creciendo página a página. Parte de una premisa sencilla —una crisis matrimonial— aderezada con un elemento fuera de lo común —la desaparición de la hermana del protagonista durante su adolescencia— y va desplegándose hasta formar una historia llena de matices donde la solidez de los personajes destaca particularmente.

La búsqueda de sí mismo que emprende el protagonistas para poder afrontar —o emprender la huida frente a— su presente se plantea como un thriller de misterio, aun dejando espacio para momentos inquietantes, que coquetean con el terror, y también para lo tragicómico. Este personaje, periodista de profesión, encargado en concreto de las secciones más negras de su periódico, va a echar mano de sus conocimientos y recursos para ir desvelando a dónde llevan los cabos sueltos de su vida. En paralelo, el autor nos muestra episodios clave de su infancia que se van engarzando con el desarrollo de la investigación como un juego de espejos, revelando más y más facetas del prisma hasta desembocar en la impactante revelación final.

Es un trabajo secreto, con algo de pase de prestidigitación, al tiempo que algo íntimo y marcado por ese erotismo entre inocente y procaz que cristaliza en el título. Nudos de cereza es una mirada original al suspense y el realismo, al drama y al romanticismo. Sus elementos más extraordinarios, que hay que descubrirlos durante la lectura, no están ahí para montar fuegos artificiales, sino para cimentar la magia de lo cotidiano, la excepcionalidad de cada ser humano.

Ignacio Cid Hermoso demuestra ser un gran narrador no ya por el modo en el que mantiene la tensión, espolea la curiosidad o moldea con elegancia la prosa, sino, sobre todo, por la consistencia del fondo de su obra. Un fondo que es ambicioso, porque lejos de buscar el regocijo del lector en lo discordante, en la contemplación distanciada de lo que no tiene cabida en nuestra sociedad, reinvindica la normalidad de lo extraordinario, la cotidianeidad de lo único, la existencia de lo insólito, lo inevitable que resulta lo improbable.

Nudos de cereza es una narración extraordinaria tanto en su factura como en la profundidad psicológica que despliega. Un trabajo de lo más interesante de un autor que sigue empeñado en mostrarse excepcional.

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Profundamente agradecido y emocionado por tus palabras, Juan.

Imagen de Patapalo
Patapalo
Desconectado
Poblador desde: 25/01/2009
Puntos: 195154

Al césar lo que es del césar. Sigue así. Arriba

Parte de la sabiduría consiste en saber ignorar algunas cosas.

Imagen de Léolo
Léolo
Desconectado
Poblador desde: 09/05/2009
Puntos: 2054

Nuevas opiniones sobre Nudos de cereza: 

http://www.fantasymundo.com/articulos/6467/nudos_cereza_ignacio_cid_herm...

 OcioZero · Condiciones de uso