Candidaturas para los Ignotus 2017

Imagen de Edit-ando

Un año más, la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror convoca los premios Ignotus, en los que buena parte de nuestro trabajo en Saco de huesos y Gorgona Pulp Ediciones podría encajar. Aprovechamos para dar un repaso a nuestros nominables.

Los Premios Ignotus son un galardón coordinado por la AEFCFyT que entregan los aficionados a la fantasía en la más amplia acepción del término a las creaciones más meritorias del año precedente. Aunque el cuerpo central de los premios es literario, las categorías son numerosas y dispares. El premio no conlleva remuneración de ningún tipo, sino que consiste en una estatuilla, el conocido monolito (aka, manolito), que también tiene algo de lápida. Es, sobre todo, un reconocimiento por parte de los aficionados y, también, una oportunidad para cruzar recomendaciones.

Desde Saco de huesos queremos aportar nuestro granito de arena recordando un poco nuestros lanzamientos del año pasado así como algunas obras también nominables que nos han parecido de interés.

Para la categoría de Mejor Novela contamos con dos candidatos propios: Usurpador de almas, de José Miguel Cuesta y José Rubio, una novela ambientada en la Salamanca del siglo XVIII que nos arrastra a una particular conspiración sobrenatural; y El secreto de Dedalus, un thriller aterrador de Óscar Bribián Luna, en el que la locura es la protagonista y el motor de una atmósfera opresiva muy bien conjugada con una prosa de las que marcan. También hemos publicado a través de Gorgona Pulp Ediciones El vuelo del oricú, de Fermín Moreno, una original historia de espada y brujería con una ambientación africana y la potente prosa a la que nos tiene acostumbrados el autor.

A estas dos me gustaría añadir tres novelas de otros sellos que me han llegado por distintos motivos: Lo que ves cuando cierras los ojos, de David Jasso, publicada por Apache Books, que es sencillamente estremecedora; Violeta en el jardín de fuego, de Alicia Sánchez Martínez, publicada por Applehead Team, una apuesta muy arriesgada y llena de carisma; y Máscaras de Carcosa, de Dani Guzmán, publicada por Ediciones Hades, una original incursión en los Mitos de Cthulhu que no deja indiferente.

En Mejor Novela Corta han sido nuestros compañeros de Tusitala Ediciones quienes han llevado la iniciativa con La fuga, de Pedro Garay, una novela juvenil de fantasía, y El club de los gatos de medianoche, de un servidor (Juan Ángel Laguna Edroso), que es una revisitación de la leyenda de los Amantes de Teruel con fantasmas y gatos, que es lo que me gusta. Es más bien infantil, aunque de terror, por supuesto. Y ya que estamos sintiéndonos autores, me atrevo a mencionar A la deriva sobre las profundidades del abismo, una novela corta de Espejo Victoriano que podéis leer de gratis en los Pergaminos de la araña. Espero que os guste: monstruos marinos, caballeros y truhanes en un mar encrespado. Y barcos fantasma, por supuesto.

La categoría de Mejor Cuento es una vez más una pesadilla, porque gracias a Calabazas en el Trastero y este año pasado a Hierro y huesos, hay material formidable. Como toca mojarse, os dejo los cinco candidatos que he elegido personalmente, aunque hay muchos más relatos meritorios: El fondo del saco, de Enrique Cordobés (Calabazas en el Trastero: Que viene el Coco), que me ha fascinado por el universo al que nos deja echar una ojeada; Bianca Blaze y las armas viles, inesperada y apasionante space opera odiseica de Antonio Santos (Revista Hierro y huesos); Planeta Arquetipo, de Pablo Loperena (Calabazas en el Trastero: Dark Space Opera), que es la revisitación de los Mitos de Cthulhu más apabullante y sorprendente que he leído hasta la fecha; ¿Quién tiene miedo a morir?, de Pedro Moscatel (Quién tiene miedo a morir), una angustiosa trama urbana que da nombre con todo el derecho del mundo a su magnífica antología; y Cuestión de tiempo, un relato kafkiano de Fernando Lafuente (La margen incierta) dedicado a todos los que nos vemos devorados por el calendario y el mundo contemporáneo. Muy fino.

Este año para Mejor Antología me animo a mencionar los dos volúmenes de Calabazas en el Trastero que hemos publicado: Dark Space Opera y Que viene el Coco, ambos con entidad propia para destacar como libros, y no solo como entrega de la revista. Además, en A sangre hemos publicado dos antologías: Quién tiene miedo a morir, de Pedro Moscatel, cuyo hábil hilo conductor la convierte en una interesante reflexión sobre el horror de ser creador (y editor, aunque ahí hay más cachondeo); y La margen incierta, de Fernando Lafuente, una buena muestra de ese terror cerebral y bien estructurado tan propio del autor.

Así mismo, me gustaría mencionar Ecos en el páramo, de Ángeles Mora, publicada por Ediciones Niebla, una cita ineludible para los amantes del terror clásico y, así mismo, una muy interesante puesta de largo de una autora que nuestros lectores calabaceros conocen bien. Uno de esos libros que hubiera publicado en A sangre sin dudarlo. También a una delicatessen para los amantes del horror cósmico: La fuente de las tinieblas, de Aitor Solar, publicado por Edge Entertainment, quien además de un gran escritor es uno de los mayores expertos en Mitos de Cthulhu que tenemos en España. Indispensable.

Aunque suene algo pretencioso, no puedo evitar mencionar Barcos fantasma, el primer volumen de Los Pergaminos de la Araña, para la categoría de Mejor Libro de Ensayo. Seguro que hay propuestas mucho más interesante, pero dado que es la primera vez que nos embarcamos en algo tan peregrino y que está para descarga gratuita, lo mínimo es lanzar algún anzuelo. Advierto que tiene más de homenaje a los álbumes de cromos de monstruos que de trabajo académico.

En cuanto a Mejor Artículo, sí que me gustaría mencionar tres que hemos tenido el placer de publicar en Hierro y huesos: Robert E. Howard y las mujeres, de Erica Gómez Gris; Del mito al terror: El hombre lobo, fabulosa entrega de Ángeles Pavía, y Los secretos del acero I, una panorámica de la espada y brujería de Sergio Mars. La revista, que todavía no está lo bastante madura para presentarse por sí misma, tiene muchos más contenidos destacables a descubrir, que está en descarga gratuita, demonios.

En cuanto a Mejor Ilustración, tenemos los trabajos de Verónica Leonetti (Usurpador de Almas), las ilustraciones de todo el álbum de Duncan, el frailecillo valiente, de Edgar-Max, las cubiertas para Hierro y huesos I y El vuelo del oricú de Diego Román, las fotoilustraciones de Quién tiene miedo a morir de Marifé Castejón, el trabajo del formidable Pedro Belushi en El club de los gatos de medianoche, el de María Delgado en Calabazas: Dark Space Opera y La margen incierta, el de Mª Ángeles Seguí en Calabazas en el Trastero: Que viene el Coco, el de Pablo C. Mínguez en La maldición de los comensales y el de Huargo en Roñan el Fárfaro.

Estos dos últimos son la única oportunidad de poner en relieve nuestros librojuegos, pues de momento no hay categoría específica para los mismos.

En Mejor Producción Audiovisual no estamos presentes directamente todavía, a pesar de nuestro gusto por meternos en saraos, pero no podemos dejar de recomendar el podcast La Vieja Sirena de L.G. Morgan (https://www.ivoox.com/podcast-vieja-sirena_sq_f1260307_1.html) y una serie de cortometrajes en los que se adivina la mano de nuestro admirado Pedro Belushi: Estiercol (https://vimeo.com/165854550), M de Maligno (https://www.youtube.com/watch?v=nS1pJmQpfDo) y Good Trip (https://www.youtube.com/watch?v=KwI3ryYJaQw).

Para la categoría de Mejor Tebeo me gustaría mencionar ese cruce entre samuráis y trípodes que es Senso de Stan Sakai, la maravilla espeluznante de Wraith: Espectro, perpetrada por Joe Hill y Charles Paul Wilson III, y una joya patria: Los mitos de Cthulhu de Esteban Maroto.

Como Mejor Obra Poética este año solo tengo fichada una, pero bien merece la pena echarle un vistazo: Poemas escritos mientras el perro duerme de Blanca Libia Herrera Chaves puede que no sea propiamente terror, pero a mí me suscitó una melancolía sin duda de lo más fosco. Allá decida cada lector.

Como Mejor Revista, querría destacar un año más a la Revista Sable de Tusitala, que bien se merece el premio de una vez, así como la Revista Cthulhu de Diábolo. Nuestras Calabazas siguen en el limbo, creo, porque no se sabe muy bien si son una revista o no, pero creo que bien merecen al menos ser consideradas. También merecen mención todas esas nuevas revistas que han nacido este año y que todavía no son nominables por falta de números o antigüedad: mucho ánimo, que sois vitales para cimentar esta afición.

Revisando mis archivos personales, me he dado cuenta de que este año no he leído gran cosa de novedades de autores extranjeros, así que guardaré silencio en este apartado y pasaré directamente a Mejor Sitio Web, donde me gustaría recomendar a Rescepto de Sergio Mars (https://rescepto.wordpress.com/), que además cumple 10 años nada menos. ¿En serio que este año no se va a llevar un Ignotus?

En vuestras manos queda. Animaos a nominar, a votar y, si podéis, a ir a la Hispacón. Yo sigo soñando con escaparme a una de nuevo, como en los buenos viejos tiempos. Merece mucho la pena.

Imagen de Cruz Diablo
Cruz Diablo
Desconectado
Poblador desde: 09/07/2013
Puntos: 482

Guau, Pata, gracias por la mención, no me lo esperaba. Me ha sorprendio y me ha hecho ilusión yes

En el resto de recomendaciones, de lo que yo he leído, completamente de acuerdo.

 OcioZero · Condiciones de uso